Mi vida estudiantil, los inicios…

Estándar

Si digo que nunca sé como empezar a escribir  acerca de algo o alguien, seria una mentira dicha; desde que me dicen que es lo que debo escribir me voy haciendo una idea de como hacerlo hasta el momento en que lo empiece. Sin embargo, este caso es distinto; he empezado a escribir porque quiero dejar que mi mente descanse  por un momento de lo que realmente estoy haciendo.

 Pensar en  Isil de una forma especial para que así pueda mostrar o plasmar algunos sentimientos que pueda tener yo hacia el no será tan fácil; ya que existen muchos ángulos de los que puedo hacer uso para expresar mis diferentes puntos de vista. No empezare por mi primer día sino desde hoy que he comenzado a escribir.

Llevo alrededor de cuatro meses en Isil y continuo sorprendida de cuan rápido ha pasado el tiempo, que aun sigo sobreviviendo en este laberinto sin salida en que estoy  y que  gracias a este me cuestiono ¿Cuándo? y ¿Cómo? es que decidí entrar sabiendo que talvez ya no tendría escapatoria ni marcha atrás. Debo reconocer que durante este tiempo he aprendido mucho, desde poder plasmar mis ideas escribiendo; ya que no he dejado de hacerlo desde que entre el primer día a clases hasta ahora que lo continuo haciendo para la mayoría de los cursos, como este; hasta comprender que lo importante en esta carrera que elegí es que absolutamente todo comunica y que hay que  hacer un buen uso de ellas o como dirían otros, sacarle provecho a todo, pues tal vez así logre ser alguien en la vida.

 Después de comprender que debo aprovechar hasta lo más mínimo aquí dentro, no me queda otra que seguir hacia delante. Creo que tan solo quedan tres semanas. Tengo la cabeza no por reventar sino tratando de ver como terminar todo a tiempo. Trabajos por aquí y por allá, a veces creo que todos los profesores se pusieron de acuerdo para “destruirnos” o es que hacen tanto merito al lema de Isil “no estudias sino trabajas” o algo por estilo. En estas ultimas fechas he hecho mas trabajos de los que pensé que lograría hacer y aquellos que algún día pensé nunca poder realizarlos, pero  ahora lo veo, lo he logrado; hacer desde crónicas, ensayos, análisis hasta guiones de radio o un programa radial. He llegado a sorprenderme de mi misma. En verdad no creí que yo algún día lograría hacer estos tipos de cosas, pero ese día, o quizá días, ya llegaron y estoy en los últimos de un gran comienzo.

 Mi estadía en Isil por estos tres años se debe por dos razones: primero por una oportunidad que surge después de muchas situaciones en mi vida que sucedieron para, talvez, traerme hasta donde estoy ahora y hasta donde estaré cuando esto, mis estudios, haya culminado. Segundo, no porque haya creído durante toda mi infancia ser la gran comunicadora de todos los tiempos, sino por una razón que ni yo comprendo, pero se que simplemente existe algo o talvez solo sea una pequeña travesía que tenga que hacer aquí. 

Siempre que llego a un lugar nuevo no espero mucho de el. Y mucho menos me hago ilusiones con respecto a satisfacciones personales, creo que solo se va a algo especifico, estudiar o a hacer amigos, aunque se que los dos van de la mano así que los consideraré uno solo.

 Tres pisos de los cuales solo uno es donde he asistido desde el primer día hasta ahora y el sótano que funciona como piso uno, en el cual estoy por segura que he pasado mayor parte del tiempo, con respecto a clases. Debo reconocer que me sorprende la cantidad de maquinas que puedo encontrar en este piso uno. (Es así como yo lo llamo, laboratorio). No sé con exactitud cuantas maquinas hay por cada aula ni tampoco cuantas aulas hay ahí, pero solo se que son muchas. Y aunque no parezca, los alumnos logramos sacarle algo de provecho, ya sea jugando en clase, buscando informaron talvez de otros cursos, revisando el email, o hi5 y hasta chateando vía Messenger a través de paginas clandestinas que se consiguen de los expertos que estudian sistemas, a pesar que cada cierto tiempo salga una nueva logran ser bloqueadas por aquéllos señores de sistemas.

 Una biblioteca que últimamente he logrado asistir para avanzar trabajos hasta hacer reuniones de compañeros por trabajos grupales. Aunque no logre ver libro alguno en ella ya que se encuentran en una sección en donde solo personas indicadas tienen el acceso para poder brindártelo. Es la segunda vez que observo esto “libros en secciones en donde no se puedan ver”, creo un libro en un centro superior es de mucha importancia o de mucho valor. También en ella hay mesas grandes con sillas respectivas y algunas maquinas facilitando así la búsqueda de información donde todos tenemos acceso al contrario de los libros, pero de algún modo no dejar de ser una biblioteca. 

 La cafetería el lugar más recurrido que haya podido ver hasta ahora dentro de Isil aunque no soy una las tantas de las personas que recurren a este lugar por alguna razón que talvez yo no comparto con ellas, pero eso es otra historia. Cafetería suena a café, es lo que siempre he pensado. Pero esta no solo es una, sino también es algo así como comedor pues he visto a muchas personas tomar desayuno o almorzar – no sé que tal cocinen, pero también venden comida. Es como un sitio de estar si no vas a comer también puedes pasar un rato con tus compañeros compartiendo una conversación o tal vez algunos cigarros. Música, si también música, disfrutarla no es tan sencillo ya que no es solo lo que puedes escuchar con ella también se filtran conversaciones de las mesas de lado. Y un gran televisor, por así decirlo, que sirve muy temprano como fuente informativa, para aquellos que llegan temprano. Tal vez no te guste buscar información a solas y necesites de algunos ruidos para que no te sientas así, bueno la cafetería de Isil te brinda aquella compañía mientras navegas en la Internet; ya que en ella también encuentras algunas maquinas  en sus alrededores con vista al exterior a través de sus ventanas grandes, mientras estés en ese pequeño universo en que se convierte la cafetería.

En realidad todo Isil se convierte en un mundo muy distinto, en donde la mayoría de estudiantes anda trabajando en lo suyo. En donde después que sales talvez te sientas aun conectada por lo que debas seguir haciendo, pues un día mas te quedara por regresar. En donde todo lo que debas o quieras hacer solo depende de ti y de nadie más, es por ello que tu decidiste entrar.

 Mi primer día en Isil no lo recuerdo como algo especial, pero si recuerdo haber llegado tarde. No  sé, pero por alguna razón pensé que no era el primero, talvez porque no era la primera vez que empezaba algo ni tampoco la ultima. Sin saber a donde dirigirme, ya que era, entre tantos, también una alumna nueva, solo iba y hasta ahora voy a los lugares necesarios a los que deba ir. Si deba tomarlo como especial no lo se, ya que creo que eso depende de cada uno, tenemos razones distintas por la que estamos dentro y doy por seguro que vemos a Isil de un modo distinto.

 Encontrar “comunicación integral” en isil fue algo distinto, ya que no lo veo y creo que no lo veré tampoco en el futuro como una carrera de ciencias de la comunicación o talvez periodismo. Isil me dio esa forma de ver a esta carrera, solo comunicar, encontrar la forma adecuada de comunicar es así como pienso que Isil me lo mostró mucho antes de entrar, y es así como me gusta.

 

(Mis primeros dìas en ISIL)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s