El dolor de la INDESICIóN

Estándar

La indecisión es el peor defecto que alguien puede tener. Es un dolor que te carcome por dentro, te duele tanto que hace que tus lagrimas broten sin ningún sentido y que trae a flote de lo más profundo recuerdos y remordimiento del pasado, para ver si de esa forma optaras por la mejor alternativa que tengas en tus manos.

 He sufrido con cada decisión que tomo; siento aquel dolor y confusión cada vez que el destino puede ponerme en el camino aquellas dos cosas que puedo querer o desear  intensamente. No es sencillo, pues temo equivocarme, pero como saberlo, como saber que es lo que debo hacer. Solo siento aquella impotencia de querer desaparecer y huir para no dar una respuesta en cada minuto que pasa y se va acercando el momento de pronunciar las palabras mágicas que te guiaran a un camino, del cual ni siquiera conoces su futuro, sus virtudes, sus asensos, sus propuestas, sus bendiciones, sus defectos, sus males, sus nadas, sus todos y todo “sus cosas que pueda tener”.

 No!, nadie te ayuda en ese sufrimiento, solo te dirán que hagas lo que realmente quieres y deseas, pero que pasa cuando quieres hacer las dos, entonces entra aquello que se llama sacrificio, pero te preguntaras si realmente vale la pena, pero como diablos puedes saberlo, si no sabes el futuro, entonces deseas ser bruja y vivir en aquellos cuentos de hadas en donde todo es  color de rosa. Pero luego te das cuenta que esa no es tu realidad y que debes pensar fríamente y ver tu futuro, si estas en una cuna de oro o de barro, pues de ello también depende una decisión que quizás podría traerte frutos verdes que pondrían convertirse en beneficios que siempre has querido dar a quienes más quieres. Pero como saberlo verdad?! Quien te ayuda en ese sufrimiento. Dios lo sabe, pero ¿cómo decírtelo a ti no?… quizás debes sufrir y de ello se trata la vida, piensas. Pero pensar no te bastará, debes comparar muchas cosas, debes imaginar el futuro, debes ver que es lo que pesa más en la balanza de las decisiones de tu vida. Para ello el tiempo sigue pasando y aun no tienes una respuesta. Sin embargo, a pesar de todo el dolor, la angustia e impotencia perdura en tanto.

 Entonces crees que lo mejor será darte por vencida, pues ya no quieres sentir ese dolor de la indecisión, te mataras y morirás con la duda pues no optaras en ninguna, pero ni eso te salvará pues tu dolor perdurará porque la pregunta estará en tu respiración, ¿qué hubiera pasado si…? Y eso solo lo sabrías si hubieras tomado una maldita decisión.

 Soy sencilla y simplemente humana, que comete errores como todos. Sin embargo en lo más profundo de mi ser tengo tanto miedo de equivocarme en cada paso que doy, en cada decisión que tomo, en cada camino que debo elegir y en cada palabra que debo decir. Como saberlo, si no sé el futuro. Aun sigo siendo indecisa.

 Decisiones que no se pueden responder con una simple palabra. Hay un mundo detrás de ellas.

 

Anuncios

»

  1. Pero son justamente los errores que cometes en una decisión los que influyen necesariamente en las siguientes. Entiendo la ansiedad, pero no tengas miedo a equivocarte ahora, quien sabe es lo que hará que mañana no cometas una más grande con un tema similar. Suerte Celene, recuerda que las decisiones están en tu vida, pero no las hacen. Siempre se puede cambiar.

    • A veces los tiempos son difíciles, aunque digan que me ahogo en un vaso con agua. Pero esencialmente se necesita fortaleza, pero a veces empiezo a creer que eso se aprende.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s