Blanca Nieves

Estándar

Había conocido el sentimiento de ser abandonada. Estaba envuelta en un miedo profundo. Sacaba sus garras para proteger a sus pequeños hijos, pero reconocía a quienes la quisieron ayudar, hasta que acepto estar en esa  nueva familia.

Era blanca pura como nieve, ojos azules como el cielo y pomposa como un ovillo de lana. Se mostraba agradecida por haberla rescatado de esa soledad que se siente cuando te abandonan  en un lugar que nunca imaginaste estar.

Blanca nieves era su nombre. Y llegó a casa cuando creía que ya no tendría más gatos. Debo agradecerle, porque gracias a ella ahora tengo otros más que llenan aquel vacio que siento al pensar que me voy alejando de lo que me gusta en la vida. Y que con solo una de sus miradas me es suficiente para saber que los animales son sorprendentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s