Querido Padre (2)

Estándar

imagen: celene a.

imagen: celene a.

Ya tengo 25 años y muy cerca para los 26. Debo confesarte que tengo mucho miedo por lo que venga después. Sabes que cuando tuve 16 te dije que no quería ser grande, pero sabemos que no podría evitar eso. Así que ahora veme aquí, soy adulta, estudio y trabajo, tengo cada día un sueño más por realizar, pero temo que esta vida no será suficiente para hacerlos todo realidad.

Padre me concederías el deseo de hacer mi tiempo más lento? Pues siento que solo ha pasado una noche desde que deje de tener 7 años. Realmente extraño ser niña y aún me cuestiono de cómo es que ha sido posible que todo haya pasado fugazmente. Extraño correr entre las piernas de mi madre y sentir sus manos grandes y cálidas en mi rostro. Extraño jugar sin preocupaciones junto a mis hermanos. Extraño disfrutar las tardes después del colegio jugando con mis mascotas que ahora no están. Extraño poder ver la casa grande, tan grande que ahora es pequeña para mí. Extraño aquella sensación de querer ser grande algún día. Extraño mi niñez, sé que no me la puedes devolver, pero haciendo mis días más lentos tendré más tiempo para recodarlos.

No quiero perderme en la rutina del trabajo y la sociedad. No quiero  ver los días pasar rápidamente antes mis ojos, dejando escapar las oportunidades que están ocultas antes las miradas simples. No quiero que la preocupación de querer más que los demás invada mis pensamientos.  No quiero cambiar, quiero ser tal cual soy y tal cual has dispuesto que sea yo. No quiero que el tiempo corra llevándose con el todo lo que quiero. No quiero seguir viendo mis días pasar rápidamente, los quiero ver lentos.

Padre, tu que sabes todo de mí, y yo poco de ti. Ayúdame a encontrar el camino cuando lo pierda de vista. Protégeme cuando mis alas estén caídas. Bríndame el aliento que me falte cuando esté cansada. Fortaléceme para ser el soporte de las personas que lo necesitan. Y no permitas que crea que me has abandonado cuando este ciega y no pueda ver todo tal cual es.

Querido padre, aun temo seguir creciendo, pero sabemos que otra vez no podré evitarlo. Hoy me siento más segura que antes porque sé que estás conmigo aunque a veces yo te haga creer que no estoy contigo. Cada señal tuya pequeña o grande será suficiente para recordarme que tu estas ahí.

Gracias por tu compañía y por cada día que he vivido hasta hoy.

Yo

Dedicado a Dios en días llenos de preguntas que surgen cada vez más seguidas, tu eres solo a quien yo me puedo dirigir esperando una respuesta.

No es la primera vez que le escribo: Querido Padre (1)

 

 

Anuncios

»

  1. Agarrate que vienen curvas. Pero forma parte de la diversion de estar vivo, las curvas. Si nos protegieran todo el tiempo no aprenderiamos. Cuanto mas lejos permanezca ese padre mejor sera para tu futuro.
    saludos,
    Romek

  2. Pingback: Palabras | Sin Peculiares en Mi Vida

  3. Pingback: Querido Padre (3) | Sin Peculiares en Mi Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s