Vocación, ya sabes que vas a ser cuando seas grande?

Estándar

from google images

Si ya sabes o aún no, que vas a ser cuando seas grande, entonces espero que esta lectura que encontré te ayude a definirlo mejor o a redefinirlo. Léelo atentamente y responde las preguntas que surgen a los largo de ella.

Es una de las sendas que nos llevan a descubrir quiénes somos y hacia dónde vamos. Se trata de una elección, incluso en medio de cualquier limitación o viento en contra.  (E. Chaktoura)

Algunos creen que se nace con cierto talento, aunque no siempre lo que natura nos da es lo que verdaderamente deseamos para nosotros. Por eso es que,  más que ser fiel a este supuesto dote o habilidad, parece mucho más saludable dar crédito y valorar el deseo y la fuente de inspiración de cada quién.

Dice el diccionario académico: vocación es la inclinación a cualquier estado, profesión o carrera. ¿Qué dice tu diccionario emocional? ¿Cuál es tu vocación?

Más allá de las ventajas con las que podemos llegar a nacer, la vocacional implica un proceso personal que tiene su paso a paso a lo largo de toda la vida.  La vocación es en definitiva, una  de las sendas que nos lleva a descubrir quiénes somos y hacia dónde vamos. Es una elección; incluso,  en medio de cualquier limitación o viento en contra.

¿Cuándo y cómo descubriste tu vocación? ¿La descubriste o la heredaste, la descubrieron por ti, la impuso o la disfrazó la necesidad o el contexto?

Seguramente tendrán que pasar muchos siglos para erradicar la pregunta que nos hacen (y repetimos) desde que somos muy pequeños: ¿qué vas a ser cuando seas grande? Para la gran mayoría, desde los primeros años de vida, por cultura u aprendizaje, la vocación será (y debe ser) la fuente de sustento económico y de progreso profesional. De hecho, además de intentar responder si seremos bomberos, médicos, actores, músicos, periodistas, abogados o arquitectos, crecemos escuchando que hay test vocacionales que nos ayudarán a definir nuestro futuro.

Se repite la pregunta ¿cómo y cuándo descubriste tu vocación? Se suman otras, que, como siempre, llegan con las mejores intenciones: ¿Eres de los que tienen la fortuna para vivir de tu vocación? ¿Eres de los que la vocación los ha condenado a la sensación de fracaso o a la adicción al trabajo?

Es cierto que la vocación suele definir nuestro rumbo y sustento, he aquí  otra creencia tan discutible como que nacemos con cierto talento que nos define. Así como no siempre es posible vivir de aquello que nos apasiona, no es por demás saludable vivir presos de una pasión.

Más allá de no poder trabajar de aquello que tanto deseamos, ¿qué espacio tienen en tu vida tus vocaciones y placeres? Se puede ser periodista y bombero; se puede ser abogado y ser músico o actor; se puede ser arquitecto, trabajar como taxista y colaborar con quienes construyen casa para los sin techo.

Si bien todos deseamos vivir de lo que nos gusta, hay un en nuestro ser y sentir donde el deseo en nada tiene que ver con el progreso profesional y económico.

Eduardo Chaktoura, el autor es psicólogo y periodista.

Anuncios

Un comentario »

  1. Pingback: Cuando sea GRANDE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s