Adiós escuela, hola mundo

Estándar

En algún momento de nuestras vidas dejamos la escuela, a algunos les apenó más que otros, otros la extrañan más y otros menos, algunos fueron felices desde ese entonces y otros siguen trabajando para encontrar esos momentos de felicidad.

Yo particularmente, no sentí tristeza por dejar la escuela, y eso ya hace un poquito más de diez años. Y creo que mis mejores días comenzaron cuando puse los pies fuera de las aulas. Pero como no recordar esas sensaciones de los últimos días de clase, y aquí un mensaje para quienes están por comenzar una vida lejos del cole.

“Recuerda que los años de escuela fueron de aprendizaje aunque estuvieron llenos de tareas cada día, esos conocimientos te abrirán las puertas para continuar en el camino profesional. Ten siempre presente los concejos de los profesores y adultos, porque afuera te servirán de mucho, aunque no lo creas. Al igual que tú, afuera hay miles de escolares que también salieron de la escuela y quieren hacer realidad sus sueños, tendrás que esforzarte mucho para no quedarte atrás. Aunque sea difícil no te dejes arrastras por la corriente y sé firme en tus decisiones. Si aún no sabes a que quieres dedicarte, empieza dedicando horas a lo que te gusta hacer en tu tiempo libre, porque así encontraras un camino profesional con tus gustos. Piensa en armar un plan de lo que quieres hacer en el detalla qué quieres y cómo lo harás, pero ten presente que este puede ir cambiando conforme se presenten las oportunidades, pero nunca olvides a dónde quieres llegar, esa será tu brújula que marcará el camino. Aunque veas que otros están avanzando más rápido que tú, no te desalientes porque cada persona va a su ritmo, evita compararte con otros, todos somos diferentes y únicos a la vez. Cuando creas que todo lo malo te pasa solo a ti, o que todo lo difícil solo se te presenta a ti, comienza a ver el lado positivo de esos momentos, siempre hay algo bueno que aprender de ellos. Mantén tu pensamiento optimista sin importar las circunstancias, eso será tu fortaleza y energía para seguir en los días que se vienen.

Al igual que en la escuela te encontrarás con personas buenas y malas, pero si te puedo asegurar que los mejores amigos los conocerás lejos de las aulas, y si aún mantienes contacto con aquellas amistades que conociste en clase, serán ellas la más valiosas. Ten presente que cada persona que se cruce en tu vida es por una razón, y puedes aprender de ellas también. Conforme vayas creciendo no te olvides de divertirte y disfrutar como cuando eras niño; y conforme pase el tiempo no te olvides de todo lo que quieres hacer, porque de vez en cuando la rutina te puede envolver y hacer olvidar lo que realmente quieres. Valora las oportunidades que se presentan y aunque sea un poco difícil piensa en el dinero como un medio para seguir haciendo más cosas en vez de un medio para acumular riqueza y alardearte.

Y aunque te apene, quizá, dejar los días de escuela; o te alivie dejar esa rutina diaria; te aseguro que los mejores momentos los vivirás fuera del colegio. Será desde ese entonces que la vida de cada uno comenzará a tener más sentido, pues comenzará el tiempo de marcar el rumbo.”

 

Anuncios

Un comentario »

  1. Pingback: ¡Adiós escuela! | Cuando sea GRANDE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s