Confesión #12: ¡Diez años de ser tía!

Estándar

Ayer cumplí oficialmente 10 años de ser tía. Es fácil de calcular porque mi primera sobrina cumplió 10 años ayer, así que yo también y junto a mis hermanos cumplimos ese tiempo de ser tíos. Ahora comprendo que debimos celebrar doble, pero se me pasó este detalle. Ya será para la próxima. 😛

Ser tía no es nada fácil. Muchas veces he querido hacerme de la vista gorda con ese gran detalle, pero es imposible teniendo tres sobrinos que te dicen todo el tiempo “tía” (aunque uno aún no aprende a hablar). Lo que intento decir es que no se puede no ser tía, los sobrinos siempre están ahí, y prácticamente es como si uno tuviera hijos.

En estos 10 años de ser tía he aprendido mucho de ellos, y espero que ellos de mí también. Aunque confieso que soy una tía bastante dura y estricta. A pesar de mi seriedad ellos han logrado sacarme carcajadas en momentos que no pensaba, y también han hecho que me ponga sensible y calma con sus momentos tiernos.

Ser tía es una etapa que nunca terminará y lo bueno de eso es que siempre habrá lecciones de los sobrinos en todas sus etapas de crecimiento. Yo ahora aprendo mucho ellos que aún son niños porque mis sobrinos… son niños recordándome ser niña de nuevo. Ellos me recuerdan que la vida es simple porque trata de juegos, de dulces y de sueños. Me recuerdan que cada día tengo que vivirlo intensamente. Y aunque me dé miedo tengo que intentar y decir lo que quiero. Me recuerdan que la confianza no se rompe tan fácilmente. Me recuerdan que las amarguras y las tristezas se pueden olvidar fácil si se aprecian otras cosas. Me recuerdan que los padres son seres excepcionales y no hay personas que se comparen a ellos. Y que los bonitos recuerdos de momentos compartidos siempre estarán presente y no se olvidan fácilmente…

Mis sobrinos me recuerdan muchas cosas con cada detalle de sus acciones, y detallarlas sería interminable porque ya son 10 años de ser tía, ¡es bastante tiempo y eso que aún faltan más años! A pesar que el tiempo haya volado, quedan los momentos que me han tocado vivir con ellos y lo afortunada que he sido de ser tía sin pensarlo.

¡Ah! Por si no quedó claro, cumplí 10 años de ser tía de 3 sobrinos 🙂

Ser tía se lo debo a los tres y a mi hermana 😉

Anuncios

Un comentario »

  1. Pingback: Un primer año | Sin Peculiares en Mi Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s