Rolling like a stone

Estándar

Los días van los días vienen. Cada mañana es idéntica a la otra, mismo escenario, mismos personajes. Sólo, si se le antoja al día, el tiempo puede cambiar. Puede haber lluvia, puede haber sol, puede estar gris o azul.

Las horas pasan, los minutos vuelan y el sol cae sin avisar. Mis pensamientos responden a necesidades ajenas. Si hay suerte hay soplos de ensueño y esperanza de nuevos caminos, de nuevos conocimientos.

El final llega avisando que se ha consumido un día más de vida. Sólo queda el aliento de saber que siempre habrá un regreso a la morada. Un regreso que se aclama con silencio potente durante cada día, hora y minuto que se pierde fuera de ella.

Los días van los días vienen, y aunque quiera o no sigo rodando como una piedra.

Es más fácil guardar sentimientos, sensaciones y emociones con analogías 🙂

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s