Archivos Mensuales: abril 2017

Libro 3: La esperanza del Tibet

Estándar

la-esp1Hay tiempos en los que se pierde la esperanza y no sabes donde encontrarla. Hay días buenos y malos, o quizá más malos que buenos. Y a veces, o casi siempre, un libro puede aliviar ese desconcierto que invade los pensamientos.

La esperanza del Tibet es un libro que poco a poco te captura con una historia que crees que no puede tener sentido para ti. Pero cuando empiezas a formar parte de ella, no querrás dejarla hasta ayudar a encontrar esa esperanza que con las circunstancias podría irse perdiendo.

Y con el pasar de las páginas irás comprendiendo que aunque no esperes por esperanza alguna, siempre habrá señal que hay un rumbo que te dirige hacía ella.

Una historia que hubieras querido leer de niño para ser más fuerte y valorar tu historia.

Más info del libro aquí.

Anuncios

Creencias mentales

Estándar

¿Pero qué nos lleva a sentir que hemos perdido el tren, que es demasiado tarde, y nos frena a la hora de apostar por algo? Nuestras acciones y decisiones están condicionadas por nuestras creencias o modelos mentales. Y todos tenemos un buen repertorio de ellas. Algunas nos impulsan; otras nos limitan. Pero muchas son inconscientes y todas son activas, porque moldean nuestros actos. Son juicios, opiniones muy arraigadas que se forman en el pasado, viven en el presente y condicionan nuestro futuro. Leer más Helena Vidal-folch

Si te animas a leer el artículo, te recomiendo que después reflexiones sobre cuales son esas creencias mentales que te limitan y te impulsan a creer que el tren ya pasó. Aquí las mías, no son muchas las que me impulsan pero quizá (espero) con el tiempo pueda encontrar más.

Creencias que me limitan: que es tarde para hacer aquello que quise hacer algún día, que lo recursos son necesarios para hacer más, que el circulo vicioso de la sociedad es injusto y que uno nace ya con una suerte marcada.

Creencias que me impulsan: saber que el esfuerzo vale tarde o temprano, que todo cambia, que nada malo puede ser para siempre y  que la ‘vida’ te marca el camino.

f0c4edb6939185dc1ef14485a74829d8

Aquellos días

Estándar

IMG_20160310_175515Los años han pasado tan rápido que en un abrir y cerrar de ojos estoy a meses de tener tres décadas con vida. ¡Vaya! ¿Cómo es que el tiempo puede pasar tan rápido? ¿Cómo? Si fue sólo hace poco que jugaba entre los maizales a ser profesora. Cantaba a todo pulmón en las mañanas soñando que un día sería cantante tal cual mi padre lo pronosticaba en ese entonces. Me juraba que mantendría una amistad por siempre sólo mediante cartas escritas con mi mejor amiga, luego de que me enteraba que se mudaba a otra ciudad. Y en esos años de inocencia estaba segura que toda materia orgánica e inorgánica sobre la tierra tenía vida.

¿Dónde están esos días? en dónde imaginaba mis historias con mis príncipes azules, los cuales cambiaban cada año.  Cuando me prometí escribir mi diario, creyendo que así plasmaría todos mis recuerdos, ilusiones y fantasías. Cuando jugaba sin parar y sin temor por los peligros con mis mascotas que ya no están y que sólo han quedado en la memoria. Aquellos días en dónde la única responsabilidad era cumplir con todas las tareas del cole y del hogar. Días en dónde habían sueños de un día seré o haré esto, días en dónde todo podía ser posible y alcanzable si ya tenías planeado que ser de grande.

El tiempo ha volado tan rápido que sólo hace unos años empecé a ganar mi propio dinero con empleos de fines de semana, empleos que me ayudaron a crecer un poco más. Empleos que ayudaron a cumplir esos sueños infantiles de querer comprar todos los dulces y helados que podía comer. Sólo hace unos años fue que gracias mi primer trabajo formal empezaba a estudiar un carrera profesional, sin pensar que mi elección era la que me había prometido no estudiar, pero que por cosas de la vida había estado destinada a terminarla y a ejercerla en áreas ajenas a su rutina.

Fue sólo hace unos años que conocí amigos de corazón que a pesar de la distancia y tiempo se mantienen como si nada alterara esa amistad. Años en los que comprendí que las personas se encuentran por razones mucho más importantes que sólo compartir tiempo juntos y que son ellas las que se mantienen en el corazón.

Era hace poco que aun guardaba la esperanza por seguir haciendo más cosas, porque las responsabilidades no pesaban tanto como ahora. ¿Cómo es que esos tiempos han pasado tan rápido? Que ya sólo de los recuerdos pasados sólo quedan los que marcaron el camino en el que ando ahora, un camino que no pronostiqué, no planeé, no deseé y esperé recorrerlo.

La vida, mi vida está llena de cambios inesperados que guiarse por un plan lastima y en dónde dejarse llevar alivia. Y así los mejores días serán los inesperados.

A beautiful soul

Estándar

You may not look like a supermodel.

You may not have the perfect nose.

You may not be a size 0.

You may get wrinkles on your forehead when cringe or smile.

You may not drive the coolest car, or have the roomiest apartment.

You may not have the best collection of shoes, or the biggest closet.

You may not be the smartest, have graduated college – or even high school.

You may not be the most ladylike – or the most masculine.

But you are beautiful, in your very own way.

 

From: 10 thing to tell yourself when your feeling unaccomplished

Mi vaso vacío

Estándar

Agarre mis maletas para no volver más, para dejar de ser quien soy o quien era en ese entonces. Creí tener mucho por cargar, pero la verdad era que las maletas estaban vacías porque necesitaban llenarse y no descargarse. Siempre había sido un vaso vacío que pensó estar lleno de experiencias, de aprendizajes y de sueños, pero no era así.

Viajé todo lo que pude, caminé hasta que los zapatos dejaron de marcar huellas, me crucé con muchas personas pero nunca hubieron encuentros. Me encontré con paisajes que no buscaba pero ganaron valor porque no los esperaba. No tenía planes de ir a un lugar, pero con el tiempo me dí cuenta de que me estaba dirigiendo a uno, aún sin reconocerlo, aún sin esperarlo.

Las maletas vacías que agarré para no volver más seguían libres de peso, sólo estaban llenas de recuerdos que aún guardaba en el corazón y que no quería simplemente dejarlos ir. Sin saber, que para continuar tenía que seguir siendo ese vaso vacío que siempre fui.

x-travel-quotes-to-inspire-your-next-adventure-151

Vía: shechive.wordpress.com