Archivo del Autor: Celene A.

Acerca de Celene A.

Comunicaciones y Negocios. Me gusta escribir, amo los gatos, adoro los mensajes entre lineas, me encanta el helado y prefiero el campo.

Pensamiento ocupado

Estándar

Hace ocho años escribí Libre… pensamiento ocupado.  Hoy sin saber qué escribir, llegué a ese post. Al leerlo y comprender su contenido, veo que mucho no ha cambiado en mi, solo el tiempo ha pasado. Hay extractos de ese texto que aún mantengo en mí a pesar del tiempo transcurrido, estos son muchos que aún reflejan mi sentir actual.

‘Recuerdo haber escrito mucho sobre terminar de dar el paso, que algún día me propuse. Confieso aun no lo he hecho, pero hace unas semanas me desprendí de algo que ya se había hecho parte de mi vida y mi rutina diaria…’ Hoy no me desprendo de un trabajo, hoy desde inicios de años me desprendí de las expectativas, de lo que podría venir en el futuro. Hoy solo me interese mi presente y lo que estoy haciendo con el. Pero confieso que aún no termino de dar ese paso que me propuse y que ahora desconozco.

‘Mi vida ahora y en estos días son un desconcierto total…’ y hoy también lo siguen siendo, aunque a veces me preocupen, prefiero seguir intentando muchas opciones.

‘Pienso en el viaje que quiero hacer, aunque a veces lo veo inalcanzable, quizás porque no sé como reaccione cuando ya este ahí… Temo que aquel lugar me enamore tanto que no quiera regresar sabiendo que aun tengo mucho por hacer aquí.’ Hoy también hay ese deseo y ese temor.

‘Pienso que estoy en la nada o ando perdida aunque realmente ni siquiera sé como estoy, son muchas cosas que se presentan. La familia, los amigos, los problemas, las indecisiones, las situaciones, cosas que quiero hacer, cosas que tengo que hacer, que deben ser lo correcto, animales, tranquilidad, paz, diversión, aprender, camino que seguir, el futuro que espera, mis sueños, mi madre, el pasado, el presente, falta de algo, el rencor, la nostalgia, el temor y mucho más que podría seguir mencionando en clave de lo que tengo en la cabeza.’ Hoy sigue siendo igual pero en otro nivel.

Cuando encontré este post no entendía por qué lo había titulado Libre pensamiento ocupado y hoy con todo lo que tengo en la cabeza calza perfectamente ese título de hace nueve años.

large
por ohelle.tumblr.com visto en @blue_shin03 

 

 

 

 

 

Anuncios

La música

Estándar

“La música contiene una memoria emotiva que nos transporta al pasado, que nos devuelve algo que experimentamos o sentimos tiempo atrás, que nos conecta con las fibras más íntimas de otra persona. Las melodía son recuerdos sentimentales (…)”

~ Ana Izquierdo Vásquez 

 

Solo la música puede sacarte de tus pensamientos o sumergirte más en ellos. 

 

 

 

¡Arriba Perú!

Estándar

4ada9f18243993-562ce4b46fe2e

 

Hace cuatro años escribía sobre mi gusto por el fútbol ‘emocionante’, en donde narraba mi inesperada atención y emoción de los partidos que se jugaban en ese mundial. También mencionaba mi tristeza por Perú porque no participaba en esa edición. Y alguna vez debo haberme preguntado ¿cuándo sería ese momento? ¿qué se sentiría alentar a mi selección en un evento tan importante? ¿por qué la hinchada celebra con tanta emoción los goles y por qué tanta tristeza cuando no se logra el objetivo? ¿cómo es posible que un juego genere tanto?

Las respuestas a esas preguntas se estan respondiendo en estos días. Hoy después de cuatro años estoy viviendo esa alegría. Hoy siento esa emoción de alentar a una selección, de alentar a un grupo de personas que representan a una nación. Me estoy vistiendo de rojo y blanco porque siento más orgullo que antes. Y se me escarapela el cuerpo cada vez que se entona la himno nacional a viva voz con la esperanza de lograr una victoria.

No sé nada de fútbol, pero la alegría que se vive gracias a este juego es más reconfortante de lo que había imaginado. Y no solo celebro que haya sido posible participar, esta vez, en el mundial. Sino celebro todo lo que ello ha generado en el país. Me alegra saber que hay peruanos más orgullosos y que los colores de la bandera se visten sin temor.  Me emociona saber que entonamos el himno a toda voz sin vergüenza alguna y que entonamos con el corazón las canciones que nos representan con nuestra tierra. Me impresiona ver que estamos rescatando símbolos nacionales que antes desvaloravamos su significado. Y me conmociona saber que cada día estamos creyendo más en nosotros y que estamos apreciando con orgullo nuestros orígenes. 

Sea cual sea el resultado de los partidos que se den, lo mencionado anteriormente es lo que puedo rescatar de este futbolista peruano. Y espero que con esa misma unión, esperanza y lucha reconozcamos que hay mucho por cambiar, mejorar y crecer en el Perú. Porque estamos de vuelta no solo en la cancha sino también de corazón y porque somos más de 30 millones de peruanos que hemos reencendido nuestro orgullo por un país maravilloso.

 

¡Arriba Perú!

 

 

Tiempos mundialistas que permanecerán así termine este evento 😉 

 

 

 

Ausencia de bondad

Estándar

Un pequeño estrujon en el corazón es el que se siente cuando hay ausencia de bondad. Y va creciendo cuando se cae en cuenta de que es tarde para remediarlo, que es tarde para evitar hacer sentir ese dolor ajeno y que es tarde de hacer borrón y cuenta nueva. La culpa invade de adentro hacía fuera y el sentir de las miradas de amargura queman la piel más que el fuego a la leña. No hay remedio que hacer, sólo seguir con el veneno ya en las venas. 

~.~

“Perder la capacidad de ser bondadoso es no saber observar y reconocer las cosas buenas que pasan a nuestro alrededor. Es como pasar junto a una flor y no detenerse a oler su perfume.

El no tomar registro de los hechos bellos, saludables y bondadosos es no estar en sintonía con nuestra naturaleza. Como en tantas cuestiones de la vida, los otros (sean hombres, animales, flores y demás) son espejo de nuestra capacidad de ser buenos.

Hacer el bien guarda estricta relación con la empatía, la compasión y la inteligencia emocional. Bondad es, respectivamente, saber ponerse en los zapatos del otro; ser considerado y estar a disposición sin condición; poner en juego nuestros sentimientos más nobles (más allá de razón).” ~ Eduardo Chaktoura

 

15046829_102713563547348_4145264213738127360_n

 

 

Libro 7 y 8: Hasta que te conocí y Esta es nuestra historia

Estándar

Dicen que las historias de amor si existen, que solo hay que creer y esperar por el.  Yo creo que las historias de amor se pueden imaginar, se pueden dibujar, se pueden encontrar y se pueden escribir.

Me había alejado del romance porque concidero que no soy romántica desde hace mucho. Pero este par de libros me hicieron sentir gran parte de las emociones relacionadas al amor. Sentí la emoción de conocer a alguien nuevo, me desesperé por no saber qué pasaba, sentí tristeza por entender que quizá no funcionaría y amé saber que se iba construyendo una gran historia de amor. Toda una ruleta de emociones y con ansias de terminar cuanto antes este par libros.

Hasta que te conocí es una historia que cuenta el encuentro poco probable de dos personas que estan destinadas y que deben tener un final feliz. Pero en Esta es nuestra historia se narra la verdadera historia de reencuentro o desencuentro, trata de los momentos cruciales que definen si se trata o no de una verdadera historia de amor.

hastaqueteconoci

61g9s-otevl

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Confesión # 19: las palabras que se me escapan

Estándar

enjoyable-comic-speech-bubbles-set_23-2147557122Con eso de que las manos se acostumbran a teclear con velocidad sobre el teclado, con eso de que uno se va acostumbrando a no ver el teclado cuando escribe y ver sólo cómo las palabras se van formando en la pantalla, y con eso de que tu mente/cerebro se acostumbra a comprender las palabras aunque les falte alguna letra, se me han estado escapando muchas palabras.  Y quizá hasta lo han notado en en algunos de estos escritos, pues cuando las palabras fluyen, sólo hacen eso fluir y yo tengo que aprovechar de ello. Y sé que dirán, ‘pero revisa antes de enviar o antes de publicar‘, pues les confieso que eso es lo que hago, pero igual las palabras se me escapan.

Me ha pasado que reviso hasta tres veces lo que escribo y no soy capaz de notar la ausencia de alguna palabra, pero mágicamente si lo percibo una vez enviado o una vez ya publicado. No sé ustedes, pero eso me molesta, ¿cómo es posible que mi cerebro no sea capaz de notar eso antes de hacerme caer en falta y vergüenza? ¿cómo es eso posible? (si reniego de mi misma cuando ello ocurre, pero lamentablemente ya no puedo remediarlo hasta después que ya pasé el mal momento). Si ya sé que hay una explicación para ello, leí que por ahí que el cerebro comprende las palabras sin la necesidad de leer letra por letra, otra que como es un texto que lo vengo pensando es adecuado que al revisarlo ya sepa qué dice y no preste atención a detalles, y finalmente la otra explicación es que soy muy descuidada o es que confío demasiado en lo que escribo en primera.

Por eso, desde que leí un artículo por ahí de las cosas que se debe hacer cuando se llega a la fase tres tengo más cuidado con lo que envío o publico, uno de esos concejos era leer dos veces lo que uno escribe antes de proceder. Y eso es lo que estoy haciendo. Aún así me sorprendo de todas las palabras y letras que se me escapan. Ya quisiera yo que así como se me van esa letras, me vengan ideas para seguir escribiendo… 😉

 

Ps. pensé en no pensar tanto antes de escribir porque sino voy perdiendo la rutina, cosa que ya vengo haciendo hace mucho. ¡Buen fin de semana!

Temporada de lucha

Estándar

Me encuentro, desde hace mucho, en una lucha constante entre lo que debo y quiero hacer, entre luz y oscuridad, entre felicidad y tristeza, entre las ganas de ir por más y en rendirme sin más, entre soñar y quebrar mis ilusiones.

Una lucha que inestabiliza mis días diarios, llegando al punto de cuestionarme cada despertar ¿para qué seguir sino hay aliento que me lleve por más?. Una lucha que me derrumba y levanta cada cierta temporada, una lucha que trae a flote mi fragilidad pero también mis fuerzas para resistir. Una lucha que duele pero que fortalece mi respirar. Una lucha que golpea intensamente para realmente despertar.

Un golpe que quizá necesito para afianzar mis pasos, un golpe que quizá es necesario para decirme que esto es la vida, que esto es vivir. Un golpe para recordar que los sueños duelen, que las ilusiones no siempre son verdaderas y que las metas se forjan para no se esperar.

Podría rendirme sin más, podría dejar todo y sólo seguir la rutina de vivir aceptando los golpes sin querer despertar. Pero hay un patrón que me hace creer que puedo hacer más. Un patrón que se refleja en admiración, en humildad, en fortaleza y en confianza.

Podría rendirme sin más, podría dejarlo todo y sólo seguir la corriente. Pero lo aprendido me dice que no deje de intentar, sin importar el tiempo y la velocidad aunque a veces ello pese más.

Pero lo aprendido de estas temporadas de lucha me dice que esto también pasará que sólo hay que resistir. Resistir para seguir intentando.

~

 

A veces es mejor sacar todo lo que se siente para asimilarlo, procesarlo y aceptarlo para responder a ello. Yo solo espero que esta práctica traiga nuevos aires de resistencia. 🙂

 

 

 

Libro 6: El tren de los huérfanos

Estándar

9788466655194La vida puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Muchas veces agarrándonos de improvisto, trayendo consigo lecciones para hacernos más fuertes, planeando encuentros y desencuentos. Y consolándonos al final con la certeza de hacernos creer que todo ocurre por una razón mucho más importante.

El tren de los huérfanos es una historia que te captura desde el inicio por la fortaleza que muestra una niña al quedar huérfana en un país ajeno. Una historia que es revivida por otra niña que vive una situación similar en otro tiempo. Una historia que te recuerda que ser fuerte y resistir es una decisión que trae recompesas tras el término de las tormentas.

Lee más sobre el libro aquí.