Archivo del Autor: Celene A.

Acerca de Celene A.

Comunicaciones y Negocios. Me gusta escribir, amo los gatos, adoro los mensajes entre lineas, me encanta el helado y prefiero el campo.

Libro #10: Mientras escribo

Estándar


«Si no tiene tiempo para leer, no tendrá el tiempo
ni las herramientas necesarias para escribir.»

Imagen desde Amazon

Mientras escribo de Stephen King  es un libro guía para aquellos que quieren entrar al mundo de la escritura. Mediante sus relatos, acerca de su vida y de la caja de herramientas que usa para crear sus historias, King comparte muchos mensajes de trasfondo, lecciones y recomendaciones para los aficionados a las letras.  Lee más acerca del libro aquí. 

Este libro es clave para empezar, continuar o terminar de escribir. Sus cuestiones han llegado a desestabilizar mi deseo por seguir con este pasatiempo. Me ha impulsado a valorar e interrogarme sobre qué estoy haciendo para seguir escribiendo, aunque la respuesta asusta es mejor sincerarse con los deseos y desafíos para continuar.

Si estas empezando a escribir, permite que este libro te guíe a continuar y poner el esfuerzo necesario que requiere esta hermosa práctica. 😉  

 

 

 

Anuncios

Normal o raresa

Estándar

“Queremos encontrar la fina línea divisoria entre cordura y locura pero no existe. Esa raya es como el meridiano de Greenwich, si pasas por alguna carretera que lo cruza no lo ves, no existe, es solo una invención arbitraria de nuestra necesidad de ordenarlo todo.

Saber si somos normales o no, no es la cuestión. Lo esencial no es qué rarezas nos acompañan, sino cómo nos relacionamos con ellas. Una misma locura puede ser vivida como genial o como patológica. Una misma manía puede verse como algo que convierte a una personalidad en especial o como una alteración. Una misma obsesión puede desviarse hacia lo creativo o hacia lo insano. Todos tenemos nuestra parte loca. La cuestión es qué hacemos con ella.”

¿Soy normal? por Jenny Moix Queraltó

 

Nunca me he considerado una personal normal y quizá el no ser como otros me hizo pensar que era rara. Lo que ha cambiado desde que me tengo en el concepto de persona extraña, es que he comprendido y aprendido que lo normal no existe y como no existe no puedo o no podemos encasillarnos en un estilo, en una personalidad o en una tendencia. Y quizá si podemos identificarnos con los aspectos similares que compartimos con otras personas, igual o diferente de raras como nosotros.

Estoy rescatando todos mis borradores que se acumularon en los últimos 3 años, este es uno de esos, lo guardé en una época en la que valoré el hecho de destacarme por mi raresa, singularidad y diferencia.  🙂

 

be-unique-martin-iovev

Imagen: Martin Iovev vía Pixels

 

La mujer perfecta

Estándar

Cuando era más chica me decía que cuando fuera grande me gustaría ser una mujer perfecta. Claro está, que en ese entonces ese concepto estaba relacionado con la apariencia física (a mi pobre entender). Quería tener una bonita figura, quería ser guapa, quería que mi cabello sea perfecto, que mi cutis sea envidiado y quería estar a la moda.

Pasó el tiempo, mucho tiempo, ahora, muchos años después, pienso que soy perfecta, pero perfecta a mi manera y eso significa lo siguiente: no ando a la moda porque no me gusta ir con la corriente, huyo de las tendencias; como sin culpa, sin estar pendiente de mi cutis, no podría privarme de las delicias de la gastronomía peruana; dejo que mi cabello sea libre y que plasme en su forma y tamaño parte de mí; y ser guapa o tener bonita figura ya no son mis requisitos para ser perfecta.

Ser perfecta, ahora y después de mis aceptaciones, consiste en aceptarse tal cual se es por dentro y por fuera. La mujer perfecta (concebida como única y representativa de todas) no existe porque cada una ya lo es.

 

Encontré esta canción y me identifiqué 🙂

 

Nuestro tesoro

Estándar

Pero qué pasaría si la iluminación llegara a nuestras vidas y nos diéramos cuenta, así, de golpe que nuestras 99 monedas son el cien por siento del tesoro, que no nos falta nada, que nadie se quedó con lo nuestro, que nadie tiene de más, redondo cien, que noventa y nueve, que esta es solo una trampa, una zanahoria puesta frente a nosotros para que seamos estúpidos, para que jalemos del carro cansados, malhumorados, infelices y resignados. Una trampa para que  dejemos de empujar y que siga igual… enternamente igual… Cuantas cosas cambiarían  si pudiésemos  disfrutar de nuestros tesoros tal como están.

–          Pero ojo, Damián, reconocer en 99 un tesoro no quiere decir abandonar los objetivos. No quiere decir conformarse con cualquier cosa.

Porque  aceptar es una cosa y resignarse es otra.

Pero eso es parte de otro cuento.

 

El circulo de los noventa y nueve.

Jorge Bucay en Recuentos para Demián.

 

Generalmente escribo algo que esté acorde a cómo me he sentido. Sin embargo hoy encontré un libro que leí hace mucho y en donde marqué mis frases favoritas o con las que me identifiqué. Esta es una de ellas, parte de un cuento de Jorge Bucay.

Encontrar nuestro tesoro, pero mucho más que solo encontrarlo, es valorarlo y hacer de él ese motor que a veces nos falta para seguir. En los día que vienen quiero seguir pensando que no me estoy resignando con lo que tengo ahora, sino simplemente he aceptado mi tesoro para continuar con el camino que he decidido seguir.

Todos necesitamos un aliento más, para extender nuestra fortaleza.

 

Perdí el rastro de la fecha en la que guardé este borrador para que algún día sea publicado. Lo debo haber revisado  muchas veces para ver si era el momento adecuado para publicarlo y  me habré preguntado si realmente interioricé el mensaje para ponerlo a la luz. Y como no quiero que sigan pasando esas veces, prefiero esta vez publicarlo así tal cual está.  Pero ojo, esas palabras fueron escrita ya hace varios años atrás, tienen más de cinco años, de eso sí estoy segura; espero que sirvan sin importan el transcurrir del tiempo.

 

 

Mi paz

Estándar

Tengo paz por ser tal cual soy aunque a veces crea que no termino de conocerme. Tengo paz por respetar mis creencias aunque me digan que algunas son malcriadeces. Tengo paz por respetar mis planes aunque a veces no funcionen como los planeo. Tengo paz porque aunque cometo errores, ya no los tomo como personales. Tengo paz porque aunque deseo y ambiciono por ser más, no deseo el mal a quien está a avanzando a su ritmo. Tengo paz porque sé que me estoy esforzando e intentando aunque parezca que no. Tengo paz porque no le debo nada a nadie, solo a mi madre, a mi familia y a Dios. Tengo paz porque comprendí que esta vida está para aprender, experimentar y sentir más que solo para ganar. Y tengo paz porque solté.

la paz

Desde: Mía Pineda

Confesión #20: Mi primera cana

Estándar

Hace una semanas descubrí mi primera cana. Primero pensé que era un pelo que se estaba convirtiendo en rubio, pero con el pasar de los días confirmé que ese rubio pasó a ser blanco; comprendí entonces que ese pelo era mi primera cana.

Por un momento me apené pensando que ya soy mayor-adulta y ya no una muchacha. Pensé – en ese entonces – en teñirla para ocultarla, pues la cana está visible para aquellos que se acercan a una distancia prudente. Pareciera que ella quiere mostrarse, siempre la descubro volando entre todos mis cabellos como quien dice: aquí estoy, ¡mírame!.  También pensé en cortarla, pero decidí mantenerla porque coincidentemente su aparición és en el año que inicio y continuo con una nueva etapa|año|enfoque de vida.

Así que cada vez que la veo, cuando estoy frente al espejo, la encuentro volando y recordándome que ya no soy tan joven, que he crecido y me he fortalecido intentando hacer frente a los días buenos y malos. Me recuerda que no es malo seguir creciendo, seguir cambiando, seguir avanzando a nuestro ritmo, por nuestro camino y con nuestras propias convicciones.

La aparición de esta cana o de otras que no puedo ver, acompaña el transcurso de una nueva temporada de vida, con lo bueno, desafiante e inesperado que traiga consigo.

pablo

Canta, Lima-Perú (imagen C.A.)

 

 

 

 

 

Estación de vida

Estándar

“Perdí un tren, pero gracias a eso descubrí una estación”

 

Me sorprende y llena de emoción cada vez que encuentro frases que capturan el sentir de mis días, pues plasman los que no me atrevo a pronunciar.

Hace tiempito atrás siento en ocasiones desconcierto por no saber donde estoy o a dónde voy. Este desconcierto suele ser engañoso pues me hace olvidar que estoy trabajando en algo, que estoy invirtiendo mi tiempo  y me hace olvidar que la vida no trata de solo tomar todos los trenes posibles sino (también) de disfrutar las estaciones que transitamos|habitamos|esperamos – tal cual la frase lo dice -.

A veces las palabras de otros nos ayudan a comprender los que estamos viviendo|sintiendo|experimentando. La vida es una pero hay millones de posibilidades 😉

 

estación de tren

Imagen en instagram @palabraspoeticas_frases

Agosto en palabras

Estándar

“Esta vida se va a ir rápido, no pelee con la gente, no critique tanto su cuerpo. No se queje tanto. No pierda el sueño por las cuentas. Busque la pareja que lo haga feliz.Si se equivoca, déjela y siga buscando su felicidad. Nunca deje ser buen padre. No se preocupe tanto en comprar lujos y comodidades para su casa, ni se mate dejándole herencia a su familia. Los bienes y patrimonios deben ser ganados por cada uno, no se dedique a acumular plata. Disfrute. Viaje. Disfrute de sus paseos, conozca nuevos lugares. Dese los gustos que merece. Permita tener a los perros más cerca. No se ponga a guardar las copas. Utilice la nueva vajilla, no economice su perfume favorito, úselo para pasear contigo mismo, gaste sus tenis favoritos, repita sus ropas favoritas ¿y qué? si no está mal, ¿por qué no ahora? ¿Por qué no orar en vez de esperar a orar antes de dormir? ¿Por qué no llamar ahora? ¿Por qué no perdonar ahora? Se espera mucho para la navidad, el viernes, un año más, cuando se tenga dinero, cuando el amor llegue, cuando todo sea perfecto. Mire, no existe el todo perfecto. Los seres humanos no pueden lograr esto porque simplemente no se hizo para completarlo aquí. Aquí es una oportunidad de aprendizaje. Así que tome esta prueba de vida y hágalo ahora. Ame más, perdone más, abrace más, viva más intensamente y deje el resto en las manos de Dios.”

Papa Francisco

~

Ayer empezó el mes de mi cumpleaños y confieso que por ahí sentí temor por saber que un año de mi vida ya se está terminando. Mientras reflexionaba cómo había llegado a esta nueva etapa de vida que estoy transitando, no dudé en pensar en todas las complicaciones que se han presentado en mis días desde hace ya muchos años. Estuve a punto de derrumbarme entre mis pensamientos negativos, pero de pronto empecé a recordar que cada experiencia que he tenido en los últimos 10 años de mi vida han sido maravillosas.

He conocido a gente grandiosa e inspiradoras con corazones transparentes y llenos de  sueños. He aprendido de todo, mis conocimientos se han nutrido porque los he trasladado a otros campos profesionales que no había planeado. He estado en lugares mágicos, simples y de camino que han llenado mi alma de recuerdos inolvidables. He aprendido a hacer más de lo que imaginaba y no me atrevía. He vencido muchos temores en los que me había encerrado yo solita. Y he crecido de corazón, de mente y de espíritu.

Estoy en cuenta regresiva para este año nuevo de vida, el enfoque ahora – tras la reflexión de ayer – estoy ganando un nuevo año de vida y no es que este perdiendo uno.

Estas palabras del Papa Francisco – las que guardé hace mucho – me recuerdan – lo que siempre olvido – que desde hoy y desde mucho antes se trata de vivir ahora y no de esperar por un  mejor momento para todo. Hoy no es mañana y mañana no será hoy.  😉

 

¡Bienvenido agosto ya no hay temor por tí!

 

tumblr_otzpcy7avp1thvdtyo1_1280

imagen de Frutillo

 

Libro #9: Invisible

Estándar

9788416588435“¿Quién no ha deseado alguna vez ser invisible? ¿Quién no ha deseado alguna vez dejar de serlo?” Tener este poder sería uno de los más maravillosos del mundo y seguro que muchos lo quisieran. Pero su uso podría ser un tema de controversia y de profundo análisis. Habría que evaluar para qué lo queremos, repentinamente diremos si para bien o para mal. Pero porque no pensar que también lo queremos para escapar, para protegernos, para vivir en paz o para continuar con una vida normal. Es necesario pensar que puede ser un poder que no solo sirva para hacer un bien o para hacer un mal, sino que su aplicación principal puede ser para rescatarnos.

Invisible es un libro que te puede ayudar a (valga la redundancia) comprender el poder de ser invisible desde una perspectiva que quizá no habías concebido antes. A través de la historia, contada desde los ojos de un niño, verás que en realidad cada día podemos cruzarnos con personas que tienen este poder o con personas que quisieran tenerlo. Quedará en ti si después de leer el libro querrás tener los ojos bien abiertos para verlas o no. Yo después de terminarlo si quiero.

Si te animas mira más del libro aquí.