Archivo de la categoría: Confesiones

Confesión # 19: las palabras que se me escapan

Estándar

enjoyable-comic-speech-bubbles-set_23-2147557122Con eso de que las manos se acostumbran a teclear con velocidad sobre el teclado, con eso de que uno se va acostumbrando a no ver el teclado cuando escribe y ver sólo cómo las palabras se van formando en la pantalla, y con eso de que tu mente/cerebro se acostumbra a comprender las palabras aunque les falte alguna letra, se me han estado escapando muchas palabras.  Y quizá hasta lo han notado en en algunos de estos escritos, pues cuando las palabras fluyen, sólo hacen eso fluir y yo tengo que aprovechar de ello. Y sé que dirán, ‘pero revisa antes de enviar o antes de publicar‘, pues les confieso que eso es lo que hago, pero igual las palabras se me escapan.

Me ha pasado que reviso hasta tres veces lo que escribo y no soy capaz de notar la ausencia de alguna palabra, pero mágicamente si lo percibo una vez enviado o una vez ya publicado. No sé ustedes, pero eso me molesta, ¿cómo es posible que mi cerebro no sea capaz de notar eso antes de hacerme caer en falta y vergüenza? ¿cómo es eso posible? (si reniego de mi misma cuando ello ocurre, pero lamentablemente ya no puedo remediarlo hasta después que ya pasé el mal momento). Si ya sé que hay una explicación para ello, leí que por ahí que el cerebro comprende las palabras sin la necesidad de leer letra por letra, otra que como es un texto que lo vengo pensando es adecuado que al revisarlo ya sepa qué dice y no preste atención a detalles, y finalmente la otra explicación es que soy muy descuidada o es que confío demasiado en lo que escribo en primera.

Por eso, desde que leí un artículo por ahí de las cosas que se debe hacer cuando se llega a la fase tres tengo más cuidado con lo que envío o publico, uno de esos concejos era leer dos veces lo que uno escribe antes de proceder. Y eso es lo que estoy haciendo. Aún así me sorprendo de todas las palabras y letras que se me escapan. Ya quisiera yo que así como se me van esa letras, me vengan ideas para seguir escribiendo… 😉

 

Ps. pensé en no pensar tanto antes de escribir porque sino voy perdiendo la rutina, cosa que ya vengo haciendo hace mucho. ¡Buen fin de semana!

Anuncios

(Mis) Principios para el 2018

Estándar

Estas letras llegan más tarde que nunca, el 2018 ya ha empezado y yo ni siquiera me despedí del 2017. Y la verdad es que no quería hacerlo, 2016 y 2017 han sido los años más difíciles de mis existencia. Quizá han habido otros años y no los recuerdo, pero a esta edad es cuando queremos encontrarle sentido a todo y si no es así, nos encontramos más perdidos que nunca y eso lastima, eso derrota. Y eso es lo que realmente ha pasado con estos dos últimos años pasados.

Con base a las lecciones aprendidas en los últimos 720 días, me digo firmemente que no tengo ni una sola expectativa en este nuevo año, ni esperanza de que será mejor que antes o que traerá sorpresas que me cambien la vida. Puesto que el trabajo para hacer que la situación sea diferente depende sólo y exclusivamente de nosotros, no de alguien más y mucho menos de un nuevo año. Esto de inicios es sólo un radar que nos recuerda que el tiempo seguirá pasando si no tomamos acción y ponemos manos a la obra.

Por esa razón y muchas otras, decreto que este 2018 será bueno o malo sólo bajo mi propia responsabilidad. Para ello debo ser fiel a las creencias que he ido tomando como principios y guías en mis días rutinarios:

  • Resiste porque eso te fortalecerá para enfrentar los días duros, las pruebas y la rutina de los días mientras encuentras el camino.
  • Sueña pero con los pies firmes en la tierra y sólo extiende las alas cuando hayas escuchado al corazón. 
  • Piensa en ti antes que nada. Viniste sólo y te irás sola. Sólo depende de ti ser feliz, no esperes que algo externo sea la base de tu felicidad.
  • Adáptate al cambio porque los planes rectos no existen (a no ser que tengas la vida comprada). La vida se  encargará de ponerte curvas.
  • Acepta los imprevistos y muéstrale tu mejor sonrisa para recordarle que no te darás por vencido.
  • Reconéctate con tu esencia aunque sea difícil. ¡Tiene que haber una forma!. Encuentra tu sentido.
  • Y no te des por vencido aunque a veces esa sea la salida más fácil y rápida de tomar. Cuando estés a punto de hacerlo piensa que debes seguir resistiendo ( y regresa al primer punto).

 

¡No dejes que 2018 sea como los otros años, marquemos una diferencia! aunque cueste, aunque canse, aunque sólo veamos gris en ocasiones.  😉 

a volar

¡A volar!

 

 

 

Si es cuestión de confesar 

Estándar

Si es cuestión de confesar soy mas silenciosa de lo que parezco y no tan profunda de lo que me titulan.

Mi nivel de frustración es bajo, he llegado a controlarlo mejor y mi enojo llega a ser interminable, al igual que mi resentimiento.

Recurro a la música clásica para silenciar mis pensamientos y profundizar emociones, ahondar conocimientos y huir del espacio y tiempo.

Necesito de grandes caídas para volverme a levantar. Es necesario dejarme envolver en la tristeza, soledad, desesperanza para comprender mis procesos de sanación.

El amor no está a la orden de mis días y mis ilusiones se caen antes de emprender vuelo. Los sentimientos no son mi fuerte, pero el sentimentalismo se apodera de mi fácilmente.

Los planes nunca me funcionan porque mi camino está lleno de curvas más que de líneas rectas. La vida o el destino o las lecciones se han encargado de llenarme de inesperados y dejar mis planes sólo en borradores.

Los amigos suman en momentos especiales más que en número, y lo extraño – para algunos – es que no me importa si la cifra no va en aumento. 

Soy una tormenta de emociones, que en sus luchas por ver quien guía el rumbo, destruyen lazos afianzados o crean el más bonito escenario. 

La vida propia me conmueve en lo más profundo de mi ser, lamento no poder tomar acciones por ella y de por no estar intentando dejar mi rastro en este mundo. 

Si es cuestión de confesar cada dia me descubro más, cada situación modifica una parte de mi, cada alegría o tristeza me marca en al alma tanto que voy dejando de ser quien solía ser. Y unas cuantas confecciones no bastarán para dejarme al descubierto.

Si es cuestión de confesar ésta lista de confesiones podría no llegar a su termino, ni hoy, ni mañana, ni siempre.

Confesión #18: Por amor a ti he aprendido del amor

Estándar

Creo, aún no haber estado enamorada realmente, pero creo que ya sé de que trata el amor. No se necesita tener una media naranja para saberlo, porque todos los días recibimos acto de amor y aprendemos a crear otro para darlo de alguna manera.

Siempre lo digo, y lo reafirmo ahora,  no sé nada del amor. Pero por amor a ti, haría lo posible y lo imposible para hacerte feliz. Soñaría despierta y dormida para poder construirte un lugarsito en dónde nadie pueda dañarte. Por amor a ti, dejaría mis gustos y disgustos para que hagas lo que más quieras. Viajaría en el tiempo para borrar esas marcas que aún lastiman el alma. Por amor a ti, desearía ser otra persona para evitar lastimarte. Y soportaría la rutina por saber que ese rumbo nos dirige a esa tranquilidad que buscamos.

Por amor a ti, he aprendido del amor con cada acto de protección, de cuidado, de ejemplo, de esfuerzo, de fortaleza, de resistencia, de trabajo arduo, de lucha constante, de ingenio y de ilusiones que me has entregado y demostrado. 

Creo ya saber de que trata el amor, y temo que será complicado un encuentro con otro ser que brinde actos de amor como tu lo haces y que genere en mi esta sensación de entregarme completamente. Porque el amor de madre siempre sera incomparable.

Por amor a ti he aprendido del amor, y me has demostrado que no necesito de una media naranja para sentirlo.

17629863_10154371824211828_2302743965996734735_n

 

Confesión #17: leer para estar en otro mundo

Estándar

Quisiera decir que soy una lectora voraz pero no es así. Pero cuando entro en mis épocas de lectura me ilumino por dentro. Leer es lo que más necesito en tiempos difíciles y escribir es lo que hago para descargar lo que llevo dentro.

La lectura me lleva a otro tiempo. Me saca de este mundo real para acogerme en uno soñado e imaginado por alguien más. Y por suerte he tenido el placer de estar en lugares grandiosos que ni yo misma hubiera podido crear.

Adoro ser la protagonista de esas historias que están en los libros, y que yo no puedo dibujar. Amo poder experimentan nuevas emociones, o sentimientos que sentí en un pasado, o sensaciones que espero encontrar en un futuro.

Sólo la lectura, y otras cosas más, me ayudan a escapar de este mundo. Y en realidad leo para estar en esos mundos imaginados por alguien más.

lectura-500x281

vía: mejorconsalud.com 

 

 

Confesión #16: Ingrata

Estándar

Soy de pocas personas cercanas a mí o yo de ellas. Mis amistades y conocidos van y vienen como las novedades de la tecnología, algunos duran poco otros mucho. Pero ello no hace que tenga amigos de corazón, los cuales son realmente poquísimos.

Esta confesión se titula ingrata, porque siento que es así como soy o como la situación hace que sea. Quizá no sé conservar a conocidos porque siento que ya tengo amigos que comprenden lo complicado de mis pensamientos y de mis días. O quizá yo no me sé conservar cerca de ellos.

Recuerdo que en épocas escolares era totalmente considerada con las amistades, quizá hasta los quería más que a la familia, pero con el tiempo comprendí que los que realmente están ahí para siempre es la propia familia, son ellos los que en verdad nos conocen y reconocen.

Soy ingrata haciendo nuevos amigos, soy ingrata manteniendo algunas amistades, soy ingrata conectando con gente nueva, soy ingrata intentando recuperar amistades, soy ingrata con algunas personas y soy ingrata muchas veces porque no tengo otra salida o porque hay otros asuntos ocupan más.

Quizá con esta confesión no sume más amigos, pero como un día me dije, no quiero personas que me sumen en número, quiero personas que me ayuden a ver entre líneas, que me ayuden a reconocer eso que me cuesta o a lo que estoy ausente.

 

8 años

Estándar

Ocho años de mi vida están aquí, entre escritos, imágenes, canciones y pensamientos; muchos míos y varios ajenos. Todos tienen algo de mi: una idea, una ilusión, algún recuerdo, alguna emoción o sentimiento, algunas experiencias y dedicatorias. Cada palabra, imagen y canción dicen mucho de mi; en ocasiones, no de forma directa, pero detrás de ellas algo se esconde o delata de mi. 

No pensé llevar la cuenta de cuanto tiempo ha transcurrido, pero olvide que WordPress te recuerda el paso del tiempo cada año, y hoy ha llegado mi octavo aviso. Hace ocho años empecé con este blog buscando una forma de gritar en silencio para liberarme de mis pensamientos, y no creí que tuviera tanto de qué escapar pero vaya que si ha valido la pena. 

 

 

Es posible que en algunos días desaparezca… pero no estoy segura. Pero si eso llegara a suceder y no me encuentran más… seguiré con mis palabras en: sinpeculiaresenmivida.wordpress.com

Y si aún no desaparezco por esta ventana – en unos días – pues seguiré existiendo por aquí. 😉

Confesión #15: Leo, desde el sol viene mi signo solar

Estándar

leo20woman

Ayer comenzó el mes astrológico del signo Leo, y confieso abiertamente que eso me hace feliz, porque se viene mi cumpleaños. Imagino que pensarán que la razón son los regalos, la torta, los saludos, fiestas, pompones y todo lo que involucraría una celebración cumpleañera. PERO, la verdad es que no es por ello. Para mí cuando esta fecha se acerca es un nuevo comienzo, es como mi segundo año nuevo. Un nuevo año de vida llega a mí y lo que me entusiasme de esto – aunque no lo haya dicho antes – es imaginar todo lo que puede ocurrir en los días que están por venir, esa incertidumbre me hace sentir entusiasmo por crear historias, situaciones y sorpresas. También hace que me proyecte a un año más y es cuando debo resolver preguntas de a dónde quiero ir, cómo quiero seguir, qué quiero cambiar, y que debo mantener cerca de mí.

Y aunque aún estemos en julio y ya esté pensando en mi cumpleaños que es en agosto, lo siento muy cerca porque el mes Leo ha iniciado, y aunque no esté tan pero tan tan pendiente de detalles de los signos y esas cosas – porque siempre olvido lo que leí en los horóscopos – . De alguna forma, me identifico con ello, porque en su describir hay algo que encuentro de mí.

Se dice que las chicas leo son glamour, les gusta llamar mucho la atención, brillan por su cuenta, la denominan la mujer de oro y bla bla bla …todo eso porque tiene al sol de su lado. Pero no es con esa descripción que me yo me identifico, sino con la que dice que ‘brillan para dar calor a los demás para invitarlos a brillar también’; con la que dice que ‘tienen facilidad para reparar heridas emocionales, depresiones y encontrarse de nuevo’. Y con la descripción que dice que ‘cuando saben reconocerse tal cual es, la validación de otros no la hace ni le quita más.’

Casi siempre me ha pasado que cuando me preguntan o saben que soy Leo, dicen que no lo parezco. Pero la verdad es que soy otro tipo de persona Leo, además que hay otros factores que influyen para que uno sea como es y no solo el mes y día que nace.

Si soy Leo, pero prefiero identificarme con esas descripciones que están fuera de las populares 😉

Confesión #14: No más luchas contra mi enojo.

Estándar

El enojo lo llevo por dentro, pero muchas veces se desborda asomándose al exterior para delatar la rabia, malestar e incomodad que la situación me ha provocado.

 

Imagen: Aslan Kapak

Conocerme ha sido la mejor opción que he tenido para controlarlo. Mi familia es el único entorno cercano que realmente conoce mis reacciones cuando el enojo me invade. Y quizá como yo, ellos ya saben que la indiferencia es el mejor remedio para lidiar conmigo en aquellos momentos.

Mi enojo es como esas pequeñas fogatas que se van acrecentando cuando encuentran más leña fresca. Y esas ramas que la alimentan son disgustos, impotencia, coraje de ir contra todo, la hiper-perfección, el desencuentro y las decepciones.

No todo es color de rosa conmigo y mi familia lo sabe. Y ahora lo divulgo en un mundo dónde no todos me conocen, porque es más importante aceptarse tal cual uno es que intentar ser otro. Es importante también, sentir esos momentos de rabia cómo lo hacemos con los momentos de alegría o tristeza.

Si algo que he aprendido de mis enojos ha sido a aceptarlos, porque sólo de esa forma puedo comprender su proceso: su inicio o causa, picos altos y bajos, y sus resoluciones. Aceptarlos me ha ayudado a liberarme de otra forma, porque he comprendido que no siempre se puede estar bien y mal, también se puede estar enojado.

Y por eso desde hace unos meses no hay más lucha contra mis enojos, solo hay aceptación; y lo seguirá habiendo hasta que los pueda domar por completo para guardarlos para siempre.

 

Ps:

¿les dije que soy del signo leo? quizá eso también contribuya en algo, ¿no? 😛

estoy viva