Archivo de la categoría: Pensamientos

Momentos de de reflexión no dejan de faltar en mi vida, intentaré aprovecharlos…

Bendiciones 

Estándar

Hay que mirar más allá para reconocer las bendiciones que nos negamos a ver.

Via Mia Pineda.

Anuncios

Incertidumbre 

Estándar

En este año tocó aprender de la incertidumbre, a las buenas y también a las malas, hubo resistencia pero también aceptación, se sintió dolor pero también alivio y principalmente llegó la libertad de soltar todo pasado y todo futuro.

No sé que vaya a ocurrir mañana, ni como esté de ánimo pero tengo la libertad de tener miles de opciones. No impotaran si son buenas o malas porque aceptarlas tal cual son permite apreciar su razón de ser y su enseñanza.

No se trata de ir a lo que venga en el día sino de aceptar todas las oportunidades en esa nube temerosa que algunos llaman incertidumbre. Este fin de semana leí un artículo interesante que entre lineas dejaba una mensaje bonito y esperanzador, lo que principalmente resonó en mis pensamientos y corazón fue acerca de todo lo que es posible cuando se acepta la incertidumbre, se los dejo aqui por si les interesa.

“… en el límite entre lo que sabemos y lo que no sabemos hay un lugar lleno de posibilidades”.  (Steven D’Souza y Diana Renner, Not knowing)

Ha costado absorber y aceptarla, las lecciones fueron duras y el aprendizaje ha sido valioso. Un año ha bastado para dejar de tener certeza de que un futuro planeado llegará y más bien han sido cientos de días para comprender que el camino se va formando con el tiempo. “Las situaciones de incertidumbre nos obligan a dar lo máximo de nosotros mismos, potencian nuestra creatividad y nos hacen crecer hasta dónde no sabíamos que podíamos llegar.” (Marta Grañó)

Después de aceptarla toca seguir avanzando. 😉

El artículo que me ayudó a comprender esto se titula Entre cisnes negros de Marta Grañó.

Olvido

Estándar

Te estoy olvidando y aunque ello deba suponer dolor, no lo estoy sintendo. De alguna forma es alivio lo que me va invadiendo.

Quisera agarrar todos los pensamientos de ti y guardarlos por siempre, pero temo que que mi mente necesita de nuevos recuerdos. No puedo pedirle mantenerse en el tiempo.

Ya no hay recuerdos de ti que vengan a mi de la nada pidiéndome manternerte en el presente; tengo que buscarte y no todos están disponibles.

Te estoy olvidando aunque creas que ello ha tomado más tiempo de lo esperado, pero mi sanación necesita de comprensión, aprendizaje y de libertad.

Comprensión para dar el valor a las lecciones aprendidas en ese nuevo proceso de aprendizaje que significó estar a tu lado. Y libertad para dejarte ir y seguir creciendo.

Te estoy olvidando y aunque ello parezca sencillo es mucho más valioso para mi que para ti, porque el valor de las personas que se cruzan en mi camino es mucho mas significante aunque no lo parezca.

30-09-2017 

2 (365) han sido suficientes 😉

Si es cuestión de confesar 

Estándar

Si es cuestión de confesar soy mas silenciosa de lo que parezco y no tan profunda de lo que me titulan.

Mi nivel de frustración es bajo, he llegado a controlarlo mejor y mi enojo llega a ser interminable, al igual que mi resentimiento.

Recurro a la música clásica para silenciar mis pensamientos y profundizar emociones, ahondar conocimientos y huir del espacio y tiempo.

Necesito de grandes caídas para volverme a levantar. Es necesario dejarme envolver en la tristeza, soledad, desesperanza para comprender mis procesos de sanación.

El amor no está a la orden de mis días y mis ilusiones se caen antes de emprender vuelo. Los sentimientos no son mi fuerte, pero el sentimentalismo se apodera de mi fácilmente.

Los planes nunca me funcionan porque mi camino está lleno de curvas más que de líneas rectas. La vida o el destino o las lecciones se han encargado de llenarme de inesperados y dejar mis planes sólo en borradores.

Los amigos suman en momentos especiales más que en número, y lo extraño – para algunos – es que no me importa si la cifra no va en aumento. 

Soy una tormenta de emociones, que en sus luchas por ver quien guía el rumbo, destruyen lazos afianzados o crean el más bonito escenario. 

La vida propia me conmueve en lo más profundo de mi ser, lamento no poder tomar acciones por ella y de por no estar intentando dejar mi rastro en este mundo. 

Si es cuestión de confesar cada dia me descubro más, cada situación modifica una parte de mi, cada alegría o tristeza me marca en al alma tanto que voy dejando de ser quien solía ser. Y unas cuantas confecciones no bastarán para dejarme al descubierto.

Si es cuestión de confesar ésta lista de confesiones podría no llegar a su termino, ni hoy, ni mañana, ni siempre.

Ausencia del presente

Estándar

Esa extraña sensación en el estomago, la que te va carcomiendo por dentro haciéndote notar que algo está pasando en tu ser. Algo que a primera vista no quieres ver pero que en el fondo conoces perfectamente.

Rabia, dolor, angustia, desesperanza, incomodidad; una mezcla de sensaciones que quisieras botar de un solo tirón. Pero que, a deshacerte de ellas no te atreves porque las consecuencias las desconoces; y eso asusta aunque te sientas valiente.

Una sensación que te hace sentir a flor de piel la incomodidad de habitar en ese cuerpo y en esa rutina.

Los dias ya no cuadran más con el objetivo perdido de seguir exisitiendo. Las esperanzas de encontrar el rumbo se van desvaneciendo. Y el anhelo por trascender no se ha consolidado a tiempo.

La ausencia de vivir presente va carcomiendo por dentro hasta dejarte con ese descontento silencioso.

No digas no

Estándar

No digas no. Aún no hay nada definido. Aunque las palabras no surjan, aunque las ideas aún no se plasmen y aunque los sueños aún no se dibujen.

No digas no. Porque ante lo blanco hay una infinidad de posibilidades, porque aunque no lo creas, aún en el desierto pueden surgir maravillas desconocidas. Y porque sólo en la oscuridad es dónde las estrellas dejan notar su brillo incomparable.

No digas no. Aún no hay nada dicho. Aunque parezca que la esperanza se perdió en el camino, aunque creas que los días se han ido terminando y aunque pienses que hay más noches que días.

No digas no. Porque todo cambia en cada instante, lo que era antes dejara de ser hoy. Porque el futuro que habías visionado en el pasado ya no lo es en el presente. Y porque un no ni un si pueden durar para siempre.

No digas no, porque en esta vida nada es real, nada es esperado y nada es planeado.

 

Por cinco años te tuve en borrador, que habré querido escribir en ese entonces con ese ‘No digas no’.

silencio

Desde: cuandoacabelatormenta.wordpress.com