Archivo de la etiqueta: aprendizaje

Libro #9: Invisible

Estándar

9788416588435“¿Quién no ha deseado alguna vez ser invisible? ¿Quién no ha deseado alguna vez dejar de serlo?” Tener este poder sería uno de los más maravillosos del mundo y seguro que muchos lo quisieran. Pero su uso podría ser un tema de controversia y de profundo análisis. Habría que evaluar para qué lo queremos, repentinamente diremos si para bien o para mal. Pero porque no pensar que también lo queremos para escapar, para protegernos, para vivir en paz o para continuar con una vida normal. Es necesario pensar que puede ser un poder que no solo sirva para hacer un bien o para hacer un mal, sino que su aplicación principal puede ser para rescatarnos.

Invisible es un libro que te puede ayudar a (valga la redundancia) comprender el poder de ser invisible desde una perspectiva que quizá no habías concebido antes. A través de la historia, contada desde los ojos de un niño, verás que en realidad cada día podemos cruzarnos con personas que tienen este poder o con personas que quisieran tenerlo. Quedará en ti si después de leer el libro querrás tener los ojos bien abiertos para verlas o no. Yo después de terminarlo si quiero.

Si te animas mira más del libro aquí.

Anuncios

Ausencia de bondad

Estándar

Un pequeño estrujon en el corazón es el que se siente cuando hay ausencia de bondad. Y va creciendo cuando se cae en cuenta de que es tarde para remediarlo, que es tarde para evitar hacer sentir ese dolor ajeno y que es tarde de hacer borrón y cuenta nueva. La culpa invade de adentro hacía fuera y el sentir de las miradas de amargura queman la piel más que el fuego a la leña. No hay remedio que hacer, sólo seguir con el veneno ya en las venas. 

~.~

“Perder la capacidad de ser bondadoso es no saber observar y reconocer las cosas buenas que pasan a nuestro alrededor. Es como pasar junto a una flor y no detenerse a oler su perfume.

El no tomar registro de los hechos bellos, saludables y bondadosos es no estar en sintonía con nuestra naturaleza. Como en tantas cuestiones de la vida, los otros (sean hombres, animales, flores y demás) son espejo de nuestra capacidad de ser buenos.

Hacer el bien guarda estricta relación con la empatía, la compasión y la inteligencia emocional. Bondad es, respectivamente, saber ponerse en los zapatos del otro; ser considerado y estar a disposición sin condición; poner en juego nuestros sentimientos más nobles (más allá de razón).” ~ Eduardo Chaktoura

 

15046829_102713563547348_4145264213738127360_n

 

 

Cuestiona tu vida

Estándar

He caido en cuenta que he dejado de lado el hacerme preguntas sobre mi situación actual y este post explorado por alguien más me lo recordó.

Hace casi 6 años rescaté esta frase de un documental, el cual valora la importancia de cuestionar nuestras vidas y sobre el poder del pensamiento. Hoy  reconosco que ello me está haciendo falta en estos días para poder encarrilarme con fuerza en mi propósito (antes de que sea tarde).

He olvidado me preguntarme ¿por qué estoy viva? ¿por qué suceden las cosas? ¿puedo cambiar el mundo o al menos intentarlo? ¿de qué forma puedo dejar mi marca en este mundo? ¿qué puedo hacer por los demás? ¿este camino realmente es el correcto? ¿por qué los cambios o las incertidumbres? ¿vale esto realmente la pena? ¿estoy escuchando mi corazón o mi niña interna? y tantas preguntas que en un pasado lejano, en mi adolescencia aprendí hacerme para no dejarme llevar por la hipnozis del entorno…

¿Y qué preguntas no te estás haciendo tu?

 

Aquí la frase:

“La típica persona que vive la vida y la considera aburrida y monótona, lo hace porque no ha intentado adquirir conocimientos ni información que la estimulen. Están muy hipnotizadas por el entorno, a través de los medios, a través de la TV, a través de personas que viven y crean ideales que todos intentan cumplir y que no pueden hacerse realidad en lo referente a los patrones físicos y de belleza, y valor. Porque estas son solo ilusiones, al final todo el mundo se rinde, y vive la vida en la mediocridad. Y quizá vivan esa vida, pero sus almas no, su deseo quizás nunca lleguen a salir a la superficie, para que puedan hacer otra cosa.Pero, si sale a la superficie y ellos se preguntan a sí mismos  ¿Hay algo más? ¿Por qué estoy aquí? ¿Cuál es el objetivo de la vida? ¿A donde voy? ¿Qué pasa cuando muero? Empiezan a plantearse estas preguntas y empiezan a  interactuar con la idea que quizá sufren una crisis nerviosa. Pero en realidad lo que pasa es que empiezan a desmoronarse los conceptos antiguos de la forma de ver la vida en el mundo. (Dr. Joe Dispenza, D.C)

 

Puedes leer el post de esta publicación y la información del documental aquí.

Invasión rutinaria

Estándar

Escapa, huye y corre todo lo que puedas cuando quieras alejarte de la rutina. Porque ella hará todo lo posible para capturarte, para destruir tus planes y para consumirte por dentro con el objetivo de dejarte sin aliento para ir por más.

Primero sentirás un quiebre en tus días, un quiebre inesperado, una duda de saber por qué te levantas todos los días, por qué sigues el mismo rumbo de ida y vuelta, una duda de saber por qué no puedes hacer más de lo que muchas veces te propones.

Luego vendrá un vacío que teñirá tus dias de grises sin importar que el sol se asome. Un vacío que quiere ser llenado de nuevas ilusiones pero el lugar y tiempo en el que te encuentras no lo permite. Un vacío que ayuda a no marcar rumbo, a no encontrar a quien seguir y que ayuda a sentir que la seguridad rutinaria puede ser más valiosa que teñir los dias de sueños y metas por alcanzar.

Tras ello sentirás las necesidad de escapar. Huir de dónde te encuentras. Querrás ir contra esa corriente que te ha estado arrastrando, que te ha estado engañando con su comodidad difusa. Sentirás la necesidad de abandonar el entorno inestable en el que te estabas sumergiendo.

En ocasiones te engatusará haciéndote creer que la recompensa podrá reemplazar aquello que hace falta en tus días. Intentará hacerte recapacitar de una supuesta mala decisión que podrías tomar. Pero para entonces tendrás que tener la firmeza con la que has detectado esa invasión de rutina que te está matando por dentro.

Para entonces tendrás que ser fuerte para dejarte llevar por el corazón y no por la razón. Sin embargo, nada de esto pasará si estás en el lugar y en el momento correcto haciendo lo que crees que vales y para lo que crees que estas hecho.

La Fonda, Tijuana, México. “Quiero más dias como ese”

Ausencia del presente

Estándar

Esa extraña sensación en el estomago, la que te va carcomiendo por dentro haciéndote notar que algo está pasando en tu ser. Algo que a primera vista no quieres ver pero que en el fondo conoces perfectamente.

Rabia, dolor, angustia, desesperanza, incomodidad; una mezcla de sensaciones que quisieras botar de un solo tirón. Pero que, a deshacerte de ellas no te atreves porque las consecuencias las desconoces; y eso asusta aunque te sientas valiente.

Una sensación que te hace sentir a flor de piel la incomodidad de habitar en ese cuerpo y en esa rutina.

Los dias ya no cuadran más con el objetivo perdido de seguir exisitiendo. Las esperanzas de encontrar el rumbo se van desvaneciendo. Y el anhelo por trascender no se ha consolidado a tiempo.

La ausencia de vivir presente va carcomiendo por dentro hasta dejarte con ese descontento silencioso.

El desencuentro

Estándar
tal vez

Vía: Mía Pineda

¿Cuánto tiempo llevamos buscando ser alguien? desde niños crecemos con la idea de que cuando seamos grandes seremos la persona que hemos estado visionando. Pero, ¿eso es real? ¿realmente sabemos quienes seremos en el futuro? ¿realmente podemos marcar un camino que nos lleve a ser esas personas? ¿es posible ir recto cuando el camino está lleno de curvas?

Yo ya me canse de buscarme o de ser ese alguien que algún día pensé. De lo único que estoy segura es que cada día dejo de ser la misma, cada día algo en mi cambia, algo se desilusiona, cada día encuentro esperanza y también la pierdo. Cada día la rabia me invade para luego intentar buscar paz. Cada día las circunstancias me lastiman y me fortalecen. Cada día asumo responsabilidad y también quiero perderla para salir huyendo. Cada día me armo de valor para asumir las situaciones que tocan vivir y también me rindo cuando ya no puedo más. Cada día es una lucha constante, cada día es una prueba para poner en práctica las lecciones y de esos resultados termino siendo realmente yo. Pero no puedo ser una para siempre, cada día soy alguien con un poquito más de lo aprendido y también cada día dejo de ser quien era antes con los errores asumidos.

Tal vez el desencuentro sea el viaje más largo, el cual puede llevar toda la vida porque muchas veces se inicia demasiado tarde. 

Estado del viaje: iniciando 

 

Libro 3: La esperanza del Tibet

Estándar

la-esp1Hay tiempos en los que se pierde la esperanza y no sabes donde encontrarla. Hay días buenos y malos, o quizá más malos que buenos. Y a veces, o casi siempre, un libro puede aliviar ese desconcierto que invade los pensamientos.

La esperanza del Tibet es un libro que poco a poco te captura con una historia que crees que no puede tener sentido para ti. Pero cuando empiezas a formar parte de ella, no querrás dejarla hasta ayudar a encontrar esa esperanza que con las circunstancias podría irse perdiendo.

Y con el pasar de las páginas irás comprendiendo que aunque no esperes por esperanza alguna, siempre habrá señal que hay un rumbo que te dirige hacía ella.

Una historia que hubieras querido leer de niño para ser más fuerte y valorar tu historia.

Más info del libro aquí.

2016+2017= ¿?

Estándar

#2016 no fue un buen año para mí, y no tengo expectativas del #2017. Sin embargo, sólo puedo decir  que estoy preparada para lo que se venga. Me pararé firme, pondré el pecho y resistiré.

Que pena que lo malo a veces opaque lo bueno, así que rescatando de entre los escombros debo aceptar que el #2016 fue para…

Aprender a ser paciente, nada se construye de la noche a la mañana.

Resistir las penas, las pruebas, y los enojos.

Tener los pies en la tierra y ser consciente de quien realmente soy.

Saber que bajar a lo más profundo es aceptar y reconocer ese lado que me empeño en ocultar.

Reconocer que a veces los deseos se hacen realidad y que olvido agradecer.

Aceptar las imperfecciones de alguien más.

Acoger mi fragilidad, porque no siempre puedo ser fuerte. 

Y sobre todo para seguir aceptando la vida que se me ha entregado, con lo perfecto para disfrutar y con las imperfecciones para recibir lecciones. 


No sé que te traigas entre manos #2017, pero sólo recuerda que estoy aquí para aceptarte, resistirte y experimentarte.

@christmastime92

@christmastime92