Archivo de la etiqueta: historias

Libro 5: Maestra del alma

Estándar

73708589-352-k684704A veces tengo unas ganas tremendas de escapar de este mundo, con poco éxito sólo logro escapar por segundos imaginando historias. 

Este libro habla sobre la posibilidad de poder escapar, no sólo porque lo deseemos sino porque lo necesitamos y porque sólo así podremos reconocer nuestro valor interior. A veces la vida no está aquí ni allá, sino en otro mundo. Maestra del alma es la historia de una chica que encontró el sentido de su vida huyendo de nuestro mundo, un mundo donde sí la necesitaban. Quizá al inicio es algo tediosa, pero necesaria para entender el contexto. El desenlace termina capturándote desando saber más de la historia de sus protagonistas.

Lee más del libro aquí.

Anuncios

La doble

Estándar

El viaje de retorno a casa iba tranquilo como era de esperar, ningún intercambio de palabras y la música de una radio local de fondo; por suerte mi favorita.

Parecia ser un servicio de taxi como cualquiera, pero poco antes de llegar al punto de destino marcado por uber, el conductor me preguntó si había trabajado en una conocida tienda de marca de porcelanatos. Yo me sorprendí por la consulta, me preguntaba si la afirmación de su pregunta decía entre líneas que yo me parecía a esa persona que el señor suponía haber conocido o visto.

Tras unos segundoa interminables, que me dieron para pensar en mi respuesta, le dije que si. No tenía ganas de seguir vagando en mis penamientos, asi que decidí seguirle la corriente. Más aún con el inicio de que él conocía a otra persona bastante parecida a mi.

Él se asombró y con una expresión en su rostro de ¿no me recuerdas? dijo afirmando – estaba seguro de ello, no podría confundirte – . Yo con algo de picardia solo sonreí saboreando el inicio de mi broma o quiza engaño.

Y como yo no decia nada, en segundos afirmó por mi – no me recuerdas ¿verdad? -. Y desviando la mirada por la ventana, solo atiné a decirle que tengo mala memoria.

Soy Eduardo el mensajero de Casinelli trabajé ahi cuando tu eras jefa de los envíos a domicilios – añadió mirándome por el espejo retrovisor -. Yo sólo seguí la corriente y le dije que no lo había reconocido. Él sonrió avergonzado. Quizá había cambiado mucho, quiza había subido de peso o quién sabe como sería antes.

Hiciste mucho por mi, así que dime ¿a dónde vas? ¿a tu casa?, déjame llevarte hasta allá – me dijo de forma muy cortez antes de llegar al destino marcado por la aplicación con que la que había solicitado el servicio de taxi.

Sin saber como reaccionar por lo inesperado en sus últimas palabra, atiné  a decirle que no se preocupara. El insistió, así que mi inquietud por saber hasta dónde iba este engaño y por saber dónde vivía esa persona a la que tanto me parecia, le acepte el viaje hasta mi supuesta casa.

Por suerte el improvisado nuevo destino no estaba lejos, ya que así no tuve que ingeniarmelas tanto para sobrellevar la charla. Una conversación de supuestos compañeros de trabajo, de experiencias con clientes y jefes, y otros aspectos de los que no entendía nada.

Cuando llegamos a mi casa quedé asombrada por lo impresionante que se veia desde afuera. Era de paredes blancas con un porton alto de roble macizo barnizado. Tenía jardineras a lo largo del frente de la casa con una flores amarillas que parecían que florecian todo el año. La combinación de blanco, marrones, verdes y amarilos era agradable. Toda una casa de ensueño, o almenos eso se veía desde fuera.

Hemos llegado – acentó, trayendome de vuelta a la acción para continuar el engaño. Es cierto – respondí – gracias por el viaje – le dije y también aproveché para preguntarle por el costo del servicio. Amablemente dijo que no le debía nada, y que al contrario el estaba en deuda conmigo. Me sorprendió su respuesta y me dejó con la intriga de  qué tanto esa mujer doble mía habia hecho por ese hombre.

Bajé del auto y me acerqué a la ventada del asiento delantero y cuando él bajo la luna, le agradecí inmensamente por su cortesía. El sólo respondió pidiéndome que no vuelva a desaparecer. Arrancó el auto y se alejó de la calle de la casa que el dijo ser mía.

Cuando vi que el auto desapareció, me paré frente a la puerta, realmente deseando que esa fuera mi casa. Sonreí suponiendo que las cámaras de seguirdad debian estar grabandome así que dí un paso hacía delante y toqué el timbre.

Cuando el timbre dejó de sonar y una voz de mujer joven respondio via el intercomunicador, desperté de lo que habia hecho. Reaccioné y me dije  para mis adentros ¿que diablos he hecho?. ¡Hola! ¿quién llama a la puerta, a quién busca? – preguntó la vos del intercomunicador. No alcancé a pensar en más y solo dije que era necesario hablar con la dueña de la casa porque traía un encargo del trabajo. Y ante mi sorpresa la persona con la que hablaba respondió – ya bajo, un momento por favor.

No estaba segura de lo que estaba haciendo, pero algo en mi sólo quería saber y conocer a esa persona que podía ser mi doble. Quizá no me importaba saber quién realmente era, sólo quería verme en otro cuerpo y sentir eso de tener a tu otro yo delante de ti. De pronto, mis pensamientos se vieron interrumpidos cuando el seguro sonó, se abrió la puerta y delante de mi apareció ella. Mi corazón se detuvo cuando la vi y confirmé que había mucho de mi en ella.


A veces las historias surgen entre tantos detalles del día a día. 

Libro 4: Quédate conmigo

Estándar

4d21fd4544abfbe04fd254c3927e3833Hay situaciones que simplemente no se viven porque están destinadas para otros. Hay historias que aún no tocan vivir porque aún no es tiempo. Y por ello, sólo nos queda ser espectadores de otras que pueden ser verdad o ficción, pero que algo o todo de real tienen y lo transmiten.

Si quieres ser cómplice de una, te recomiendo esta historia titulada Quédate conmigo. Es liviana y tiene el poder de sacarte de este mundo para vivir momentos de intriga y de ilusión.

A veces intentamos vivir a través de otras historias.

Más info del libro aquí.

Mi vaso vacío

Estándar

Agarre mis maletas para no volver más, para dejar de ser quien soy o quien era en ese entonces. Creí tener mucho por cargar, pero la verdad era que las maletas estaban vacías porque necesitaban llenarse y no descargarse. Siempre había sido un vaso vacío que pensó estar lleno de experiencias, de aprendizajes y de sueños, pero no era así.

Viajé todo lo que pude, caminé hasta que los zapatos dejaron de marcar huellas, me crucé con muchas personas pero nunca hubieron encuentros. Me encontré con paisajes que no buscaba pero ganaron valor porque no los esperaba. No tenía planes de ir a un lugar, pero con el tiempo me dí cuenta de que me estaba dirigiendo a uno, aún sin reconocerlo, aún sin esperarlo.

Las maletas vacías que agarré para no volver más seguían libres de peso, sólo estaban llenas de recuerdos que aún guardaba en el corazón y que no quería simplemente dejarlos ir. Sin saber, que para continuar tenía que seguir siendo ese vaso vacío que siempre fui.

x-travel-quotes-to-inspire-your-next-adventure-151

Vía: shechive.wordpress.com

 

 

 

Alguien como tú

Estándar

El tiempo ha pasado, yo llevaba la cuenta pero la perdí porque era lo correcto. Sé que ya has encontrado a la persona indicada, que tus sueños se han hecho realidad y que estás en el camino correcto. 

El tiempo nos ha alejado y ahora somos dos personas desconocidas que se han vuelto a encontrar, sin saber de qué hablar más que sólo del pasado, nada del presente y mucho menos del futuro. 

Alguna vez pensé que encontraría a alguien como tú, pero el tiempo lo ha confirmado, no hay alguien más como tu. Quisiera pedirte todo, pero comprendo que ya no tiene sentido. Ahora sólo puedo desear lo mejor para ti, más que pedir por mi. Desear que no me olvides, desear volver a esos días de caminatas interminables y de charlas profundas.

El tiempo vuela y pareciera que fue sólo ayer que compartimos esos pocos días juntos. Quisiera no pasar la página pero es mejor hacerlo para no vivir en días de melancolía. Espero que ahora, al vernos, comprendamos que ya no somos los mismos. Pero no por ello terminaremos esta historia, la mantendremos intacta como ha permanecido hasta hoy.

Alguna vez pensé que encontraría a alguien como tu, pero comprendí que cada persona en nuestras vidas es única. Desearía poder mantener ese recuerdo, pero acepto que ahora ya no te reconozco y supongo que tu tampoco identificas quien soy tras estos años. Y no entenderías la confusión de mis sentimientos que genera este encuentro.

Ahora solo puedo desearte lo mejor y pedirte mantener los recuerdos de aquellos días que compartimos, para continuar con nuestras vidas como lo hicimos desde el día que dijimos adiós y como lo haremos tras esta nueva despedida. 

Alguna vez pensé que encontraría a alguien como tu, porque esperaba volver a encontrarte de nuevo. Pero el tiempo, la vida, las circunstancias y cada uno marcó su propio camino. 

Historia, recuerdos y confesiones basadas en Someone like you by Adele. Una canción que mantiene en el presente un pasado que duró poco pero que cambió mi rumbo.

dream-research-news-e1378437014218

vía: dreamstudies.org

 

 

 

 

 

 

Libro 1: La viajera del tiempo

Estándar

p-viajera-tiempoUna historia que te recuerda que se puede volver a creer en fantasías e historias mágicas. Te traslada a un mundo paralelo que podría darse en la actualidad, y qué quizá, posiblemente en el fondo te insta a desear ser uno de los protagonistas de esta cautivante historia de viajes en el tiempo.

Aún no la termino de leer para esta fecha. Pero ha sido la mejor elección que he podido tener para volver a sembrar en mí el hábito de la lectura en estos días.

Si te animas aquí más info.

 

 

 

Quizá un día

Estándar

Sí quizá sólo estuvimos soñando cómo seria todo, sin pensar en la realidad de los días. Siempre creímos que todo sería sencillo obviando que ser adulto implica mucho más que sólo sentirse libre.

Pero un día, quizá esos sueños puedan hacerse realidad por todo lo que ya sabemos y hemos aprendido desde entonces, por todo lo que nos hemos fortalecido y resistido.

Aún así, recuerda que puedes ser todo lo que tu ames sin importar la dificultad, el desvío y el olvido. Sólo preocúpate por la dirección del viento y todo los demás no tiene importancia. Porque puedes ser todo lo que soñaste si crees en todo lo que te hace fuerte y diferente.

Un día nos encontraremos y hablaremos sobre todo lo que nos preocupaba en ese entonces, y comprenderemos que su importancia no valía nada. Hablaremos de aquellos días en dónde sonreíamos de nuestras ilusiones y fantasías. Y reafirmaremos que siempre seremos parte de cada uno, aunque los años estén pasando.

Podemos ser todo lo que amamos en ese entonces y ahora mismo. Sólo nos preocuparemos del ritmo del viento y dejaremos todo atrás. Podemos ser todo lo que soñamos si aún creemos en todo lo que nos sigue haciendo fuertes.

 

¿No han pensando que pasaría si un día se encontraran con su yo de infancia?

Yo si lo hice en estos días, y creo que me reclamaría mucho por haber dejado atrás todo aquello que amaba y me ilusionaba en la infancia. Y como consuelo y esperanza de seguir, estoy segura que se quedaría conmigo para recordarme eso que me guíaba el camino.

Inspirada y basada en la canción Maybe de Birdy.

 

Million years ago

Vídeo

“…I wish I could live a little more
Look up to the sky not just the floor
I feel like my life is flashing by
And all I can do is watch and cry…” ~ Adele

Extraño el cómo antes la vida era más sencilla y llena de ilusiones, sueños y decisiones por hacer realidad. Algún día volverán o yo volveré a ellos. 🙂

Adiós de primavera en el museo

Estándar

Cuando estuve frente a la puerta respiré profundo para poder soltar un gran suspiro lleno de valor y tras ello entré al museo acomodándome los audífonos en los oídos. No quería que ningún sonido del exterior se filtrara en el ambiente que me estaba creando.

La música empezó a correr y yo empecé mi recorrido acompañada solo por ella. Para esa ocasión Chopin había sido el elegido, me había enamorado de sus sonatas y me conquistó con Spring Waltz así que la tomé prestada para ese día.

Mientras caminaba viendo las pinturas que decoraban el museo, identifiqué cada una de ellas en las que aquella vez contemplamos juntos. Sí las recordaba todas, y al volverlas a ver con detalle todos los recuerdos vinieron a mí  para decir su último adiós. En cada estadía de alguna pintura era el mismo ritual, contemplarla por unos minutos y ver cómo el recuerdo venía y se iba. Un ritual extraño para alguien que buscaba olvidar para ya no recordar, pero sí, así fue el mío para soltarte.

El museo estaba lleno, al parecer había alguna nueva muestra de visita, pero no importaba. No importaba que las personas me vieran derramar lágrimas en silencio, estoy segura que muchos pensaron que me conmovía por el arte, o por la historia, o por el detalle de esas obras maestras. Pero la realidad era que te estaba dejando libre, te estaba dejando escapar de mis recuerdos, no por una ocasión, sino para siempre o al menos eso me había propuesto.

Chopin me acompaño una y otra vez con la misma sonata, no le molestaba volver a tocar el piano para mí. Era el único al que había dejado formar parte de mi propósito con mucho sentido. Cada una de sus notas fueron perfectas para sostener la nostalgia, la tristeza y el adiós que decía y me invadía cada vez que estaba frente a una de las pinturas. Dolía pero sanaba al mismo tiempo decir adiós.

Me habían dicho que era una locura hacer de nuevo ese recorrido. Pero sabía que era la mejor forma de terminar algo por completo, y así sucedió, el circulo se fue cerrando, los recuerdos dejaron de volver otra vez, terminaron los supuestos y las expectativas de algo nuevo o de un reinicio. Y empezaron días con nuevas historias para escribir, Chopin y sus otros compañeros serían las fuentes perfectas para llenarme de inspiración y esperanza para empezar a fluir floreciendo.

 

—    FIN   —

 

Gracias Chopin 🙂

 

¡Adiós 2015!

Estándar

Es increíble cómo 365 días pasan en un abrir y cerrar de ojos. Lo penoso es que no se puede detener el tiempo y lo único que nos queda es disfrutar el momento presente para no arrepentirse después.

Este 2015 me sorprendió con muchos instantes que nunca olvidaré, y de corazón no quiero dejarlos atrás, es más me gustaría volver a vivirlos para poder aprovecharlos al máximo. Pero como la vida continua, nosotros también tenemos que seguir.

Sin embargo, estas palabras no son para plasmar lo que no pude hacer o tener este 2015; sino son para rescatar los recuerdos y lecciones que me ha dejado este año. Y sin dar mucha vuelta los menciono; el orden no importa sino el trasfondo.

  • Regresar a casa. Los retornos son fabulosos, pero lo son más cuando sabes que vuelves para hacer más. Estar lejos de casa me ha ayudado a crecer, a ver lo usual con otros ojos, a valorar lo que se lleva en el corazón y pensamientos, y no lo que va en las maletas.
  • Florecer. Florecer es como crecer, trascender y renacer. Siento que este año he crecido un montón, como persona, como profesional, como mujer y niña. Aprendí a seguir soñando como niña, a rescatar historias que ilusionan a una mujer, a encontrar retos y nuevas visiones en estudios y trabajo; y aprendí a entregarme a otros con escucha, paciencia, atención y aceptación.
  • Ilusiones de corazón. El corazón es feliz cuando late más fuerte porque se deja sentir a plenitud. No sé nada acerca del amor, pero solo puedo decir que este 2015 me regaló una de las mejores ilusiones de encontrar a alguien especial y de guardar en el recuerdo una historia inesperada.

A veces creo que el año 2014 me estuvo preparando para este 2015, y tras lo apreciado en este año que va llegando a su fin, no quiero ni imaginar lo que puede venir en el 2016. Pero mejor no preocuparse por el futuro, sino por el presente. Así que mejor recordar que “todo lo que se anhela sentir en el futuro se puede sentir hoy, en el presente”.

adios 2015