Archivo de la etiqueta: Ideas

El desencuentro

Estándar
tal vez

Vía: Mía Pineda

¿Cuánto tiempo llevamos buscando ser alguien? desde niños crecemos con la idea de que cuando seamos grandes seremos la persona que hemos estado visionando. Pero, ¿eso es real? ¿realmente sabemos quienes seremos en el futuro? ¿realmente podemos marcar un camino que nos lleve a ser esas personas? ¿es posible ir recto cuando el camino está lleno de curvas?

Yo ya me canse de buscarme o de ser ese alguien que algún día pensé. De lo único que estoy segura es que cada día dejo de ser la misma, cada día algo en mi cambia, algo se desilusiona, cada día encuentro esperanza y también la pierdo. Cada día la rabia me invade para luego intentar buscar paz. Cada día las circunstancias me lastiman y me fortalecen. Cada día asumo responsabilidad y también quiero perderla para salir huyendo. Cada día me armo de valor para asumir las situaciones que tocan vivir y también me rindo cuando ya no puedo más. Cada día es una lucha constante, cada día es una prueba para poner en práctica las lecciones y de esos resultados termino siendo realmente yo. Pero no puedo ser una para siempre, cada día soy alguien con un poquito más de lo aprendido y también cada día dejo de ser quien era antes con los errores asumidos.

Tal vez el desencuentro sea el viaje más largo, el cual puede llevar toda la vida porque muchas veces se inicia demasiado tarde. 

Estado del viaje: iniciando 

 

Anuncios

Respirar

Estándar

Y al final la vida se resume en respirar. Cada quien tendrá su propio motivo para seguir o dejar de hacerlo y cada quien lo hará de la forma más bonita o más monótona para encontrar el sentido de cada uno de sus respiros.

Mi piel en silencio grita
Sácame de aquí
Mi piel en silencio grita
Oxígeno para respirar
Respirar de esta falta de ti
Respirar de esta ausencia de mí
Respirar para sentir mejor
Respirar para aliviar el dolor
Respirar para sentir que estoy viva

~ Bebe

Mi vaso vacío

Estándar

Agarre mis maletas para no volver más, para dejar de ser quien soy o quien era en ese entonces. Creí tener mucho por cargar, pero la verdad era que las maletas estaban vacías porque necesitaban llenarse y no descargarse. Siempre había sido un vaso vacío que pensó estar lleno de experiencias, de aprendizajes y de sueños, pero no era así.

Viajé todo lo que pude, caminé hasta que los zapatos dejaron de marcar huellas, me crucé con muchas personas pero nunca hubieron encuentros. Me encontré con paisajes que no buscaba pero ganaron valor porque no los esperaba. No tenía planes de ir a un lugar, pero con el tiempo me dí cuenta de que me estaba dirigiendo a uno, aún sin reconocerlo, aún sin esperarlo.

Las maletas vacías que agarré para no volver más seguían libres de peso, sólo estaban llenas de recuerdos que aún guardaba en el corazón y que no quería simplemente dejarlos ir. Sin saber, que para continuar tenía que seguir siendo ese vaso vacío que siempre fui.

x-travel-quotes-to-inspire-your-next-adventure-151

Vía: shechive.wordpress.com

 

 

 

No more DRAMA

Imagen

Lidiar con las dificultades ya es un DRAMA, pero si es realmente una elección pues entonces el mundo no acaba ahí, aún hay más por venir. Bueno o malo pero algo tendrá que venir para hacer contraste y rescatar las lecciones de temporadas pasadas. Ese realmente es el consuelo de seguir, siempre algo nuevo vendrá o harás llegar.

¡Buena semana! 😉

From: Unstuck Advice

From: Unstuck Advice

Resistir

Estándar

Hay momentos en donde no hay lugar a dónde ir, no hay escape ni escondite y no se puede desaparecer.

Sólo queda afrontar, poner el pecho y resistir… 

 

El año va terminando y mis reflexiones de cierre del 2016 van llegando. Hay lecciones que rescatar, pero no creo haber aprendido de todas, me falta mucho aún y eso es alarmante porque da pie a otras lecciones mucho más fuertes. Pero quizá lo más valioso de este tiempo ha sido resistir. 

Resistir a la esperanza que a veces duele.

Resistir a las expectativas que no tienen fundamentos.

Resistir a sueños, deseos e ilusiones que no serán realidad. 

Resistir a la incertidumbre que guía un camino desconocido. 

Resistir a desprenderse de todo para aligerarse.

 

Y, a pesar de todas las resistencias propias e impuestas, todas ellas han fortalecido o endurecido el caparazón. Y quizá de eso trataban todas las lecciones, de resistir para fortalecer, a pesar que ello me haya hecho fuertemente frágil.

Resistir trata de aceptación, de despertar, de afrontar, de soltar y de permanecer.

 

picture: @gurlfromtumblr

picture: @gurlfromtumblr

 

Confesión #16: Ingrata

Estándar

Soy de pocas personas cercanas a mí o yo de ellas. Mis amistades y conocidos van y vienen como las novedades de la tecnología, algunos duran poco otros mucho. Pero ello no hace que tenga amigos de corazón, los cuales son realmente poquísimos.

Esta confesión se titula ingrata, porque siento que es así como soy o como la situación hace que sea. Quizá no sé conservar a conocidos porque siento que ya tengo amigos que comprenden lo complicado de mis pensamientos y de mis días. O quizá yo no me sé conservar cerca de ellos.

Recuerdo que en épocas escolares era totalmente considerada con las amistades, quizá hasta los quería más que a la familia, pero con el tiempo comprendí que los que realmente están ahí para siempre es la propia familia, son ellos los que en verdad nos conocen y reconocen.

Soy ingrata haciendo nuevos amigos, soy ingrata manteniendo algunas amistades, soy ingrata conectando con gente nueva, soy ingrata intentando recuperar amistades, soy ingrata con algunas personas y soy ingrata muchas veces porque no tengo otra salida o porque hay otros asuntos ocupan más.

Quizá con esta confesión no sume más amigos, pero como un día me dije, no quiero personas que me sumen en número, quiero personas que me ayuden a ver entre líneas, que me ayuden a reconocer eso que me cuesta o a lo que estoy ausente.

 

Finales

Estándar

 

Hay un final que ha llegado y un inicio que está por darse, no tengo idea de qué se trate pero lo presiento.

Ha sido uno de los finales más largos que he tenido y el que más me ha costado. Pero ha valido la pena cada reflexión, cada análisis, cada asimilación, cada momento de nostalgia y cada momento de soledad.

Porque he comprendido que los finales no llegan sólo por decisión propia o ajena, sino que llegan por sorpresas, por oportunidades, por nuevos encuentros o reencuentros, por crecimiento y por aprendizajes.

Lo que aún estoy por descubrir es si los finales son para siempre o son sólo capítulos que van dando sentido a los que vienen después.

Lo averiguaré con el tiempo…

pero desde ya  es mejor aceptar que la vida está llena de distintos capítulos.

 

 

Adiós de primavera en el museo

Estándar

Cuando estuve frente a la puerta respiré profundo para poder soltar un gran suspiro lleno de valor y tras ello entré al museo acomodándome los audífonos en los oídos. No quería que ningún sonido del exterior se filtrara en el ambiente que me estaba creando.

La música empezó a correr y yo empecé mi recorrido acompañada solo por ella. Para esa ocasión Chopin había sido el elegido, me había enamorado de sus sonatas y me conquistó con Spring Waltz así que la tomé prestada para ese día.

Mientras caminaba viendo las pinturas que decoraban el museo, identifiqué cada una de ellas en las que aquella vez contemplamos juntos. Sí las recordaba todas, y al volverlas a ver con detalle todos los recuerdos vinieron a mí  para decir su último adiós. En cada estadía de alguna pintura era el mismo ritual, contemplarla por unos minutos y ver cómo el recuerdo venía y se iba. Un ritual extraño para alguien que buscaba olvidar para ya no recordar, pero sí, así fue el mío para soltarte.

El museo estaba lleno, al parecer había alguna nueva muestra de visita, pero no importaba. No importaba que las personas me vieran derramar lágrimas en silencio, estoy segura que muchos pensaron que me conmovía por el arte, o por la historia, o por el detalle de esas obras maestras. Pero la realidad era que te estaba dejando libre, te estaba dejando escapar de mis recuerdos, no por una ocasión, sino para siempre o al menos eso me había propuesto.

Chopin me acompaño una y otra vez con la misma sonata, no le molestaba volver a tocar el piano para mí. Era el único al que había dejado formar parte de mi propósito con mucho sentido. Cada una de sus notas fueron perfectas para sostener la nostalgia, la tristeza y el adiós que decía y me invadía cada vez que estaba frente a una de las pinturas. Dolía pero sanaba al mismo tiempo decir adiós.

Me habían dicho que era una locura hacer de nuevo ese recorrido. Pero sabía que era la mejor forma de terminar algo por completo, y así sucedió, el circulo se fue cerrando, los recuerdos dejaron de volver otra vez, terminaron los supuestos y las expectativas de algo nuevo o de un reinicio. Y empezaron días con nuevas historias para escribir, Chopin y sus otros compañeros serían las fuentes perfectas para llenarme de inspiración y esperanza para empezar a fluir floreciendo.

 

—    FIN   —

 

Gracias Chopin 🙂