Archivo de la etiqueta: lecciones de vida

Ausencia del presente

Estándar

Esa extraña sensación en el estomago, la que te va carcomiendo por dentro haciéndote notar que algo está pasando en tu ser. Algo que a primera vista no quieres ver pero que en el fondo conoces perfectamente.

Rabia, dolor, angustia, desesperanza, incomodidad; una mezcla de sensaciones que quisieras botar de un solo tirón. Pero que, a deshacerte de ellas no te atreves porque las consecuencias las desconoces; y eso asusta aunque te sientas valiente.

Una sensación que te hace sentir a flor de piel la incomodidad de habitar en ese cuerpo y en esa rutina.

Los dias ya no cuadran más con el objetivo perdido de seguir exisitiendo. Las esperanzas de encontrar el rumbo se van desvaneciendo. Y el anhelo por trascender no se ha consolidado a tiempo.

La ausencia de vivir presente va carcomiendo por dentro hasta dejarte con ese descontento silencioso.

Anuncios

El desencuentro

Estándar
tal vez

Vía: Mía Pineda

¿Cuánto tiempo llevamos buscando ser alguien? desde niños crecemos con la idea de que cuando seamos grandes seremos la persona que hemos estado visionando. Pero, ¿eso es real? ¿realmente sabemos quienes seremos en el futuro? ¿realmente podemos marcar un camino que nos lleve a ser esas personas? ¿es posible ir recto cuando el camino está lleno de curvas?

Yo ya me canse de buscarme o de ser ese alguien que algún día pensé. De lo único que estoy segura es que cada día dejo de ser la misma, cada día algo en mi cambia, algo se desilusiona, cada día encuentro esperanza y también la pierdo. Cada día la rabia me invade para luego intentar buscar paz. Cada día las circunstancias me lastiman y me fortalecen. Cada día asumo responsabilidad y también quiero perderla para salir huyendo. Cada día me armo de valor para asumir las situaciones que tocan vivir y también me rindo cuando ya no puedo más. Cada día es una lucha constante, cada día es una prueba para poner en práctica las lecciones y de esos resultados termino siendo realmente yo. Pero no puedo ser una para siempre, cada día soy alguien con un poquito más de lo aprendido y también cada día dejo de ser quien era antes con los errores asumidos.

Tal vez el desencuentro sea el viaje más largo, el cual puede llevar toda la vida porque muchas veces se inicia demasiado tarde. 

Estado del viaje: iniciando 

 

Libro 3: La esperanza del Tibet

Estándar

la-esp1Hay tiempos en los que se pierde la esperanza y no sabes donde encontrarla. Hay días buenos y malos, o quizá más malos que buenos. Y a veces, o casi siempre, un libro puede aliviar ese desconcierto que invade los pensamientos.

La esperanza del Tibet es un libro que poco a poco te captura con una historia que crees que no puede tener sentido para ti. Pero cuando empiezas a formar parte de ella, no querrás dejarla hasta ayudar a encontrar esa esperanza que con las circunstancias podría irse perdiendo.

Y con el pasar de las páginas irás comprendiendo que aunque no esperes por esperanza alguna, siempre habrá señal que hay un rumbo que te dirige hacía ella.

Una historia que hubieras querido leer de niño para ser más fuerte y valorar tu historia.

Más info del libro aquí.

Aquellos días

Estándar

IMG_20160310_175515Los años han pasado tan rápido que en un abrir y cerrar de ojos estoy a meses de tener tres décadas con vida. ¡Vaya! ¿Cómo es que el tiempo puede pasar tan rápido? ¿Cómo? Si fue sólo hace poco que jugaba entre los maizales a ser profesora. Cantaba a todo pulmón en las mañanas soñando que un día sería cantante tal cual mi padre lo pronosticaba en ese entonces. Me juraba que mantendría una amistad por siempre sólo mediante cartas escritas con mi mejor amiga, luego de que me enteraba que se mudaba a otra ciudad. Y en esos años de inocencia estaba segura que toda materia orgánica e inorgánica sobre la tierra tenía vida.

¿Dónde están esos días? en dónde imaginaba mis historias con mis príncipes azules, los cuales cambiaban cada año.  Cuando me prometí escribir mi diario, creyendo que así plasmaría todos mis recuerdos, ilusiones y fantasías. Cuando jugaba sin parar y sin temor por los peligros con mis mascotas que ya no están y que sólo han quedado en la memoria. Aquellos días en dónde la única responsabilidad era cumplir con todas las tareas del cole y del hogar. Días en dónde habían sueños de un día seré o haré esto, días en dónde todo podía ser posible y alcanzable si ya tenías planeado que ser de grande.

El tiempo ha volado tan rápido que sólo hace unos años empecé a ganar mi propio dinero con empleos de fines de semana, empleos que me ayudaron a crecer un poco más. Empleos que ayudaron a cumplir esos sueños infantiles de querer comprar todos los dulces y helados que podía comer. Sólo hace unos años fue que gracias mi primer trabajo formal empezaba a estudiar un carrera profesional, sin pensar que mi elección era la que me había prometido no estudiar, pero que por cosas de la vida había estado destinada a terminarla y a ejercerla en áreas ajenas a su rutina.

Fue sólo hace unos años que conocí amigos de corazón que a pesar de la distancia y tiempo se mantienen como si nada alterara esa amistad. Años en los que comprendí que las personas se encuentran por razones mucho más importantes que sólo compartir tiempo juntos y que son ellas las que se mantienen en el corazón.

Era hace poco que aun guardaba la esperanza por seguir haciendo más cosas, porque las responsabilidades no pesaban tanto como ahora. ¿Cómo es que esos tiempos han pasado tan rápido? Que ya sólo de los recuerdos pasados sólo quedan los que marcaron el camino en el que ando ahora, un camino que no pronostiqué, no planeé, no deseé y esperé recorrerlo.

La vida, mi vida está llena de cambios inesperados que guiarse por un plan lastima y en dónde dejarse llevar alivia. Y así los mejores días serán los inesperados.

¡Hasta pronto 2014!

Estándar

from: madmikesamerica.com

Querido 2014 has sido muy gentil conmigo. Lamento reconocer tu lecciones recién estos últimos días. Hoy, en tu último esfuerzo de brindarnos estas concluyentes horas quiero agradecerte como es debido.

Gracias por las lecciones, el aprendizaje y por el crecimiento.

Lecciones que aunque a veces fueron duras de soportar y más que ser problemas sin solución, llegaron a convertirse en lecciones para crecer, para entender el porqué de las cosas, y que sirvieron para comprender lo que importa realmente en la vida. Lecciones que me mostraron el camino que estuve dejando de lado, y que me guiaron al momento, lugar y con las personas adecuadas.

Aprendizaje que me diste todos los días que me levante con ganas o sin ellas, siempre me mostraste que cada día hay algo que aprender, así sea bueno o malo, todo contribuye a nuestro crecimiento. Aprender que el esfuerzo es importante, que la determinación nos guía, que los sueños nos impulsan, que la esperanza nos da calma y que la fe nos acompaña ha sido primordial para mí.

Crecimiento, el que sentí estos últimos días luego de comprender tus lecciones. Cada día que me has dado querido 2014 fue para crecer, para no dejar de ser yo, para encontrarme, para liberarme y para seguir creyendo en mi misma. Y que solo hay que poner manos a la obra. Así que ya entendí que crecer no se trataría solo de dejar etapas atrás, ni de ser o tener más, sino de llenar el corazón de aprendizaje verdadero.

Gracias 2014, te las ingeniaste para enseñarme en tus 365 días y noches, sin importar, el lugar, las personas, y las horas. Ahora siento que ya estoy lista de recibir al nuevo 2015.

Hasta pronto 2014, hasta entonces que te vuelva encontrar en un nuevo año y espero en una nueva ciudad. 🙂

Concejos de un bisabuelo

Estándar

Encontré en la web “25 lecciones de vida de un bisabuelo de 99 años”, las leí con mucha atención y me dije: esto hay que compartirlo 😉

Así que les dejo mis 12 favoritas y las que espero estén presente durante el 2015. Pueden leer el resto aquí.

1. Haz ejercicio todos los días, incluso cuando no tengas ganas.

2. No gastes más dinero del que ganas.

3. El amor a primera vista no es una fábula.

4. Tener un mal trabajo es mejor que no tener ningún trabajo en absoluto.

5. Cómete toda la comida, no la desperdicies.

6. Tu familia es la cosa más preciosa que nunca tendrás en la vida.

7. Tu vida es delicada, y si te olvidas de ti mismo, se te estropeará.

8. Nunca tengas miedo de ser verdaderamente tu mismo.

9. Debes ser capaz de perdonar, incluso si es difícil de hacer.

10. El amor no siempre es fácil; a veces hay que trabajar en ello.

11. Asegúrate de que estás haciendo lo que te gusta; no tengas miedo de perseguir tus sueños.

12. La vida es un regalo que debes desenvolver. Depende de ti determinar si lo que hay dentro te llevará a la felicidad o al desaliento. Tu tienes el poder para tomar esa decisión por ti mismo.

Si hubiera sabido

Estándar

Si hubiera sabido muchas cosas antes de decidir que hacer y como hacer todo hubiera sido diferente. Kimberly Kirberger, nos enseña lo que no debemos de olvidar para que no se convierta en  si hubiera sabido

 “Escucharía a mi corazón con mayor atención

me divertiría más… y me preocuparía menos.

sabría que el colegio llegaba a su fin en algún momento…

y el trabajo… bueno, eso no tiene importancia.

No me preocuparía tanto  por lo que piensan los demás

disfrutaría de toda mi vitalidad y de mi piel lozana

jugaría más y me inquietaría menos.

Sabría que mis padres me aman

y creería a ciencia cierta

que están haciendo las cosas de la mejor manera posible.

Estaría contenta de estar enamorada

y me preocuparía muchísimo menos de cómo irá a terminar la relación

sabría que probablemente no será así…

pero que algo mejor podrá venir más adelante.

No me daría vergüenza comportarme como una niña

sería más valerosa

buscaría las cualidades de los demás para solazar con ellas

no me relacionaría con otros simplemente para darme un baño de popularidad

tomaría clases de baile

me deleitaría con mi cuerpo, tal y como es

confiaría en mis amigas

sería una miga digna de toda confianza

no confiaría en mis novios (¡eso lo digo en broma!)

disfrutaría besando

estoy hablando de un disfrute real y verdadero

De seguro sería más agradecida y más apreciativa de las bondades de los demás.”

~ Extraído de: Chocolate Caliente para la Alma de los Adolescentes

 

No esperes que después de un largo camino andado en tu vida para decir si hubiera sabido… creo que no es necesario esperar que ocurra eso, sino desde ya vivir plenamente sin prejuicios, sin temor y con mucha valentía!