Archivo de la etiqueta: plan de vida

Libro 3: La esperanza del Tibet

Estándar

la-esp1Hay tiempos en los que se pierde la esperanza y no sabes donde encontrarla. Hay días buenos y malos, o quizá más malos que buenos. Y a veces, o casi siempre, un libro puede aliviar ese desconcierto que invade los pensamientos.

La esperanza del Tibet es un libro que poco a poco te captura con una historia que crees que no puede tener sentido para ti. Pero cuando empiezas a formar parte de ella, no querrás dejarla hasta ayudar a encontrar esa esperanza que con las circunstancias podría irse perdiendo.

Y con el pasar de las páginas irás comprendiendo que aunque no esperes por esperanza alguna, siempre habrá señal que hay un rumbo que te dirige hacía ella.

Una historia que hubieras querido leer de niño para ser más fuerte y valorar tu historia.

Más info del libro aquí.

Anuncios

Resistir

Estándar

Hay momentos en donde no hay lugar a dónde ir, no hay escape ni escondite y no se puede desaparecer.

Sólo queda afrontar, poner el pecho y resistir… 

 

El año va terminando y mis reflexiones de cierre del 2016 van llegando. Hay lecciones que rescatar, pero no creo haber aprendido de todas, me falta mucho aún y eso es alarmante porque da pie a otras lecciones mucho más fuertes. Pero quizá lo más valioso de este tiempo ha sido resistir. 

Resistir a la esperanza que a veces duele.

Resistir a las expectativas que no tienen fundamentos.

Resistir a sueños, deseos e ilusiones que no serán realidad. 

Resistir a la incertidumbre que guía un camino desconocido. 

Resistir a desprenderse de todo para aligerarse.

 

Y, a pesar de todas las resistencias propias e impuestas, todas ellas han fortalecido o endurecido el caparazón. Y quizá de eso trataban todas las lecciones, de resistir para fortalecer, a pesar que ello me haya hecho fuertemente frágil.

Resistir trata de aceptación, de despertar, de afrontar, de soltar y de permanecer.

 

picture: @gurlfromtumblr

picture: @gurlfromtumblr

 

Palabras que marcan el año (2016)

Estándar

Este año 2016 lo empiezo con una sección que llamaré “palabras de mi año”. Imagino que se preguntarán: cómo es que digo que empezaré, si el año ya arrancó. Pues la verdad es que para mí el 2016 recién inició en estos días; por alguna razón enero ha sido un mes de transición, de adaptación y aceptación, por eso febrero será mi inicio.

Hoy entre mis apuntes digitales me encontré de nuevo con las palabras que marcarón de alguna forma mis dos años anteriores. Así que este 2016 también quiero dejar por escrito esas dos palabras que guiaran estos días que están por venir.

Estas palabras estarán siempre presente en mis días para recordarme que actitudes debo tomar frente a las dificultades, o que acciones debo emprender para seguir avanzando, o que consuelos debo aceptar para mantener la alegría. Tengo la certeza de que habrá días buenos y malos como todos los años, así que estas dos palabras contendrán en su significado el aliento que necesitaré recibir cuando sienta que ya no puedo más.

Florecer, esta palabra me la escribí para siempre en la piel porque significa mucho para mí. Me recuerda “…que hay cuatro estaciones, que hay días de sol, de lluvia, de viento, de grandes temporales, donde corremos el riesgo de perderlo todo.” Florecer es como crecer y trascender valorando y aceptando los bueno y malo de cada momento que siempre será único.

Valentía, será lo que más necesite día tras día. Necesario para cuando uno quiere tomar acción de algo. Y siento que este año necesito valentía más que nunca para emprender los sueños, porque solo los valientes se atreven a seguir y a marcar su propio camino.

 

Los tatuajes son cicatrices con significado que quedan para siempre.

Los tatuajes son cicatrices con significado que quedan para siempre.

 

2014 me brindo confianza y fortaleza, y el 2015 la aceptación de la incertidumbre y la certeza. 😀

Decálogo para el 2016

Estándar

Un nuevo año ha empezado y aunque todos tenemos diferentes propósitos y deseos que queremos cumplir, es mejor no olvidar este decálogo para tener días plenos durante este 2016. Ojalá pudiera hacer que algo o alguien me recordará estas palabras cada uno de los días que están por venir 😉

“1.- Solo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver los problemas de mi vida todos de una vez.

2.- Sólo por hoy tendré el máximo de cuidado con mi aspecto: trataré de ser cortés en mis maneras, no criticaré y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie, sino a mi mismo.

3.- Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no solo en el otro mundo, sino en este también.

4.- Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que las circunstancias se adapten a mis deseos.

5.- Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura, recordando que así como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, la buena lectura es necesaria para la vida del alma.

6.- Sólo por hoy haré una buena acción y no le diré a nadie.

7.- Sólo por hoy haré  por lo menos una cosa que no deseo hacer, y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.

8.- Sólo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré cabalmente, pero lo redactaré. Y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.

9.- Sólo por hoy creeré firmemente que la providencia de Dios se ocupa de mi, como si nadie existiera en el mundo.

10.- Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo bello y de creer en la bondad.”

Oración de la Papa Juan Pablo XXIII

¡Buenos Aires, llegó la hora de decirte adiós!

Estándar
Plaza de Mayo

Plaza de Mayo

Las sensaciones que las despedidas generan son soportables cuando aceptas que los cambios se producen siempre para bien. Hoy me toca decir adiós una vez más en este 2015. Este adiós significa mucho para mí porque se lo digo a una ciudad que trascendió mucho en mi crecimiento en todo sentido.

Ha llegado la hora de decir adiós a Buenos Aires. Es raro porque cuando llegué dolió aceptar que estaría lejos de casa, pero la fortaleza de saber que este era un viaje de aprendizaje me tranquilizaba y llenaba de coraje, porque al fin y al cabo realmente no estaba tan lejos de casa.

El tiempo pasó, casi dos años; y Buenos Aires abrió sus puertas y  me mostró todo lo que tenía que descubrir, aprender y experimentar. Si antes quería irme cuanto antes, ahora siento que voy a extrañar estar aquí. Y aunque no pueda decir que regresaré para quedarme para siempre, esta ciudad será como un segundo hogar, por las oportunidades y crecimiento que me ha dado.

Te digo adiós Buenos Aires, pero te prometo que regresaré para visitarte.

Gracias por abrirme las alas para darme la valentía y coraje para emprender vuelo.

Gracias por ampliar mis horizontes terrenales y de pensamientos.

Gracias por hacer que me encontrara una vez más, sin temor y con aceptación.

Gracias por florecer mis intenciones con certeza y adaptabilidad.

Gracias por las experiencias, por los momentos, por los encuentros, por los descubrimientos, por las ilusiones, por el conocimiento y por los nuevos sueños.

Gracias por hacerme comprender que “vaya a donde vaya lo más importante es lo que llevaré conmigo. Y que para llegar a algún lado no debo olvidar jamás de dónde vengo y porqué.” (Adaptación de Diego Russi).

volando sobre nubes

Adiós Buenos Aires me toca seguir volando y quedarme en otro puerto. 😉

¡Manos a la obra!

Estándar

Hoy he puesto manos a la obra, llevo meses pensando, meditando y dándole más de una vuelta a los principales asuntos que han estado y aún siguen rondando por mi cabeza. Pero hoy, y tras muchas conversaciones conmigo misma tratando de vencer dilemas y temores, he llegado a la conclusión que es ahora o nunca de sacar la valentía y el conocimiento a flote.

imagen: 1.bp.blogspot.com

 

Hoy resonó en mí una frase que leí por ahí y que dice así:

“¡Aterriza tus sueños y conviértelos en algo real para que seas libre! Cuando tenemos sueños y no los manifestamos, somos presos de esos sueños, y no nos damos cuenta pero vivimos presos de los sueños de día, de ¿qué hubiera sido si…?” ~ Mía Pineda

 

Algo que he aprendido de este tiempo de observación es que soñar es fácil pero hacer realidad un sueño es más complicado de lo que parece. Complicado porque pensamos que de pronto puede suceder algo, o aparecer alguien y ¡oh sorpresa el sueño se hizo realidad!. Y sinceramente no es así. No hay momento adecuado para empezar a trabajar por los sueños, lo que si hay y debe haber es entusiasmo, dedicación, organización y valentía.

Y quizá como muchos estuve esperando para empezar a trabajar en esos sueños. ¡Si! yo estuve esperando, no sé qué pero esperaba algo. Todo este tiempo fue confuso, lleno de neblina sin saber por dónde empezar o seguir avanzando. Pero ahora hay una sensación de aire fresco que va aclarando poco a poco el panorama.

Así que por eso y otras razones hoy he puesto manos a la obra, porque la espera desespera. Y todo lugar es aquí y todo momento es ahora”.

Más que nunca estoy optimista y positiva sin saber el por qué, pero no me importa. Es mejor no cuestionar las emociones/sensaciones/sentimientos y si aprovecharlas. 😛

¡Buena semana!

 

Mira hacía adentro

Estándar

 “Solo se volverá clara tu visión cuando puedas mirar en tu propio corazón. Porque quien mira hacia atrás sueña y quien mira hacia adentro despierta” ~ Carl Jung

No quiero alertar a nadie, pero yo siento que el tiempo está volando y algo me dice que no soy la única que siente o piensa ello. Y con el tiempo escapándose de nuestras manos, solo nos toca, en estos días, mirar hacia dentro para despertar.  Adiós temores, dudas y desesperanza. Y bienvenida claridad, confianza y valentía. 😉

Todo tiene su tiempo

Estándar

imagen: https://assets.entrepreneur.com

“Es importante conectarse con el aquí y el ahora, y avanzar con una fuerte presencia sobre una realidad que siempre cambia” (Hilda Cañeque ~ Alta creatividad)

El tiempo va y viene en cada instante durante cada día y en cualquier momento. Muchas veces ni lo notamos, muchas veces ni importancia le damos. Como cada cosa, acción, emoción y todo lo que se desenvuelva en nuestras vidas tiene su tiempo de ser, solo nos queda dar mucha atención a esos instantes para saber que tipo de tiempo nos está tocando vivir y así aprender a valorarlo o a sobrellevarlo. 

 

“Todo tiene su momento y todo cuanto se hace bajo el sol tiene su tiempo.

Hay un tiempo de nacer y un tiempo de morir, un tiempo de plantar y un tiempo de arrancar lo plantado.

Un tiempo de matar y un tiempo de sanar,

un tiempo de llorar y un tiempo de reír,

un tiempo de lamentarse y un tiempo de danzar,

un tiempo de lanzar piedras y un tiempo de amontonarlas,

un tiempo de abrazarse y un tiempo de separarse,

un tiempo de buscar y otro de perder,

un tiempo de guardar y un tiempo de tirar,

un tiempo de rasgar y un tiempo de coser,

un tiempo de callar y un tiempo hablar,

un tiempo de amar y un tiempo de aborrecer,

un tiempo de guerra y un tiempo de paz.”

Eclesiastés 3, 1-8

My own race

Estándar

En la vida uno está en su propia competencia. Pero no se trata de competir con el de al lado o de ver cómo los demás están avanzando. Sino de concentrarnos en nuestra propia competencia, en la llegada a la meta de cada uno Solo debemos preocuparnos por no dejarnos ganar por nuestro yo del pasado, por esa versión anterior nuestra, que muchas veces nos retrasa. Pero, sólo si esa versión anterior de nosotros es mejor que la de hoy, pues hay que dejar que nos alcance para que nos diga que estamos haciendo mal hoy.

Escuche esta analogía de la vida con una competencia/carrera en una conferencia por internet, solo que no recuerdo el nombre de la misma, ni de la persona que dio tal mensaje. Si alguien tiene alguna idea no dude en decírmelo.

Hace unos días un año más de vida me dio el alcance. Para ese entonces no sabía si sentirme alegre o triste. El tiempo pasa y a veces nos damos cuenta demasiado tarde si estamos haciendo bien o mal. Este nuevo año que llegó a mí, ha sido con madurez, porque está claro que ya no soy la misma que mi versión anterior. Así que hoy voy a seguir moviéndome para dejarla muy atrás, y concentrarme lo más que pueda en mi propia competencia.

Adiós versión anterior. Adiós a esa persona que de vez en cuando se preocupaba por lo que otros estaban haciendo y ella no. Adiós a esa persona que temía ser tal cual era. Adiós a esa persona que renegaba cuando las cosas no resultaban con los planes trazados. Adiós a esa persona que a veces pensaba que era el centro y que lo demás debía girar a su alrededor. Adiós a esa persona que pensaba que tenía que caber en un prototipo armado. Adiós a esa persona que le costaba perdonar y perdonarse errores. Adiós a esa persona que muchas veces dejo de valorar su presente por concentrarse en  lo que fue y en lo que podría ser. Adiós versión anterior mía, esta vez no me alcanzaras en la competencia.

¿Hay alguien más que no seas tú en tu propia competencia?

Adaptarse

Estándar

Adaptarse, cambiar, transformarse …Adaptarse, acomodarse, acondicionarse, adecuarse, habituarse, acostumbrarse, cambiar, transformarse…

¿Hasta qué punto estamos dispuestos a adaptarnos a las condiciones que se nos presentan? ¿Debería haber un límite? Si fuera así, aquel límite sería hasta que lleguemos a la meta. Quizá el día que lleguemos a donde queremos ya no habrá más adaptabilidad, no más cambios y nos más transformaciones.

Mientras tanto, no nos queda otra cosa que adaptarnos, que seguir con esa acción de acomodarnos a las condiciones o circunstancias que se nos presentan en el camino, sean buenas o malas, nos direccionen o nos haga reflexionar de por dónde debemos ir. No queda otra cosa que seguir, porque “sólo las especies que mejor consiguen adaptarse son las que logran sobrevivir y seguir evolucionando, mientras  las que no lo logran van desapareciendo” (Charles Darwin)

Y no queremos desaparecer ¿verdad? Al menos yo, aún no lo quiero hacer. Viernes me trajo dudas, pero este sábado me toco reflexionar y llegué hasta esta palabra: adaptarse, porque de ahora en adelante no me queda otra cosa que adaptarme; ¡claro está! sin cambiar la esencia, sin cambiar de rumbo, sin cambiar de objetivo. El adaptarse, para mí, es adecuarse para seguir y no detenernos.

Comparto unas frases para no pensarla dos veces y adaptarnos sin temor.

“La inteligencia es la habilidad de adaptarse a los cambios “ Stephen Hawkings

“No puedes tomarle la medida a las situaciones de la vida, pero puedes tomarle la medida a las actitudes para adaptarse a estas situaciones” Zig Ziglar

“Adaptarse o morir, ahora como nunca, es imperativo inexorable de la naturaleza” H.G. Wells

“Un verdadero campeón puede adaptarse a cualquier cosa” Floyd Mayweather Jr.

“Aceptar nuestra vulnerabilidad en lugar de tratas de ocultarla es la mejor manera de adaptarse a la realidad” David Viscott