Archivo de la categoría: Ideas locas

La verdad, que se me ocurren cada cosa, pero solo en moemntos de creatividad, osea no muy seguido. sin embargo ocurren…

La doble

Estándar

El viaje de retorno a casa iba tranquilo como era de esperar, ningún intercambio de palabras y la música de una radio local de fondo; por suerte mi favorita.

Parecia ser un servicio de taxi como cualquiera, pero poco antes de llegar al punto de destino marcado por uber, el conductor me preguntó si había trabajado en una conocida tienda de marca de porcelanatos. Yo me sorprendí por la consulta, me preguntaba si la afirmación de su pregunta decía entre líneas que yo me parecía a esa persona que el señor suponía haber conocido o visto.

Tras unos segundoa interminables, que me dieron para pensar en mi respuesta, le dije que si. No tenía ganas de seguir vagando en mis penamientos, asi que decidí seguirle la corriente. Más aún con el inicio de que él conocía a otra persona bastante parecida a mi.

Él se asombró y con una expresión en su rostro de ¿no me recuerdas? dijo afirmando – estaba seguro de ello, no podría confundirte – . Yo con algo de picardia solo sonreí saboreando el inicio de mi broma o quiza engaño.

Y como yo no decia nada, en segundos afirmó por mi – no me recuerdas ¿verdad? -. Y desviando la mirada por la ventana, solo atiné a decirle que tengo mala memoria.

Soy Eduardo el mensajero de Casinelli trabajé ahi cuando tu eras jefa de los envíos a domicilios – añadió mirándome por el espejo retrovisor -. Yo sólo seguí la corriente y le dije que no lo había reconocido. Él sonrió avergonzado. Quizá había cambiado mucho, quiza había subido de peso o quién sabe como sería antes.

Hiciste mucho por mi, así que dime ¿a dónde vas? ¿a tu casa?, déjame llevarte hasta allá – me dijo de forma muy cortez antes de llegar al destino marcado por la aplicación con que la que había solicitado el servicio de taxi.

Sin saber como reaccionar por lo inesperado en sus últimas palabra, atiné  a decirle que no se preocupara. El insistió, así que mi inquietud por saber hasta dónde iba este engaño y por saber dónde vivía esa persona a la que tanto me parecia, le acepte el viaje hasta mi supuesta casa.

Por suerte el improvisado nuevo destino no estaba lejos, ya que así no tuve que ingeniarmelas tanto para sobrellevar la charla. Una conversación de supuestos compañeros de trabajo, de experiencias con clientes y jefes, y otros aspectos de los que no entendía nada.

Cuando llegamos a mi casa quedé asombrada por lo impresionante que se veia desde afuera. Era de paredes blancas con un porton alto de roble macizo barnizado. Tenía jardineras a lo largo del frente de la casa con una flores amarillas que parecían que florecian todo el año. La combinación de blanco, marrones, verdes y amarilos era agradable. Toda una casa de ensueño, o almenos eso se veía desde fuera.

Hemos llegado – acentó, trayendome de vuelta a la acción para continuar el engaño. Es cierto – respondí – gracias por el viaje – le dije y también aproveché para preguntarle por el costo del servicio. Amablemente dijo que no le debía nada, y que al contrario el estaba en deuda conmigo. Me sorprendió su respuesta y me dejó con la intriga de  qué tanto esa mujer doble mía habia hecho por ese hombre.

Bajé del auto y me acerqué a la ventada del asiento delantero y cuando él bajo la luna, le agradecí inmensamente por su cortesía. El sólo respondió pidiéndome que no vuelva a desaparecer. Arrancó el auto y se alejó de la calle de la casa que el dijo ser mía.

Cuando vi que el auto desapareció, me paré frente a la puerta, realmente deseando que esa fuera mi casa. Sonreí suponiendo que las cámaras de seguirdad debian estar grabandome así que dí un paso hacía delante y toqué el timbre.

Cuando el timbre dejó de sonar y una voz de mujer joven respondio via el intercomunicador, desperté de lo que habia hecho. Reaccioné y me dije  para mis adentros ¿que diablos he hecho?. ¡Hola! ¿quién llama a la puerta, a quién busca? – preguntó la vos del intercomunicador. No alcancé a pensar en más y solo dije que era necesario hablar con la dueña de la casa porque traía un encargo del trabajo. Y ante mi sorpresa la persona con la que hablaba respondió – ya bajo, un momento por favor.

No estaba segura de lo que estaba haciendo, pero algo en mi sólo quería saber y conocer a esa persona que podía ser mi doble. Quizá no me importaba saber quién realmente era, sólo quería verme en otro cuerpo y sentir eso de tener a tu otro yo delante de ti. De pronto, mis pensamientos se vieron interrumpidos cuando el seguro sonó, se abrió la puerta y delante de mi apareció ella. Mi corazón se detuvo cuando la vi y confirmé que había mucho de mi en ella.


A veces las historias surgen entre tantos detalles del día a día. 

Mi vaso vacío

Estándar

Agarre mis maletas para no volver más, para dejar de ser quien soy o quien era en ese entonces. Creí tener mucho por cargar, pero la verdad era que las maletas estaban vacías porque necesitaban llenarse y no descargarse. Siempre había sido un vaso vacío que pensó estar lleno de experiencias, de aprendizajes y de sueños, pero no era así.

Viajé todo lo que pude, caminé hasta que los zapatos dejaron de marcar huellas, me crucé con muchas personas pero nunca hubieron encuentros. Me encontré con paisajes que no buscaba pero ganaron valor porque no los esperaba. No tenía planes de ir a un lugar, pero con el tiempo me dí cuenta de que me estaba dirigiendo a uno, aún sin reconocerlo, aún sin esperarlo.

Las maletas vacías que agarré para no volver más seguían libres de peso, sólo estaban llenas de recuerdos que aún guardaba en el corazón y que no quería simplemente dejarlos ir. Sin saber, que para continuar tenía que seguir siendo ese vaso vacío que siempre fui.

x-travel-quotes-to-inspire-your-next-adventure-151

Vía: shechive.wordpress.com

 

 

 

Antes de los 30s

Estándar
Imagen desde Gizmodo

Imagen desde Gizmodo

No es que esté tan pendiente del tiempo – aunque creo que sí – pero dado que estoy a menos de un año para la fase tres veo conveniente considerar estos cambios para no arrepentirme después.  Aunque ciertamente admito y reconozco que todos somos únicos y la evolución de cada uno es particular. Sin embargo, las recomendaciones siempre son bienvenidas para mejorar un poquito como persona.

Aquí la lista para aliviar presiones, aligerar la maleta y seguir caminando feliz 😀

1. Cada vez que tengas una opinión demasiado apasionada sobre un tema, revísala.  En proceso, la experiencia laboral está contribuyendo en eso.

2. Disfruta tu soledad. ¡Hecho! y a sido lo mejor conocerme y reconocerme como soy.

3. Ve más documentales. Quiero, pero ando alejada de la TV.

4. Y sí, lees más. En proceso, necesito libros recomendados 😛

5. Quéjate menos. En proceso y aceptando la vida tal cual es.

6. Sonríe más. Lo estoy intentando.

7. Adopta una mascota. ¡Hecho! ya tengo muchas y mucho amor incondicional.

8. Aprende de todas las experiencias, no importa que tan buenas o malas sean. ¡Lecciones aprendidas y reconocidas!

9. Acepta el hecho de que la vida es incomoda e injusta. Ya la acepté tal cual me ha tocado vivir, es incomoda e injusta pero por una razón, ya sea fortalecernos, ablandarnos o crecer.

Mírala la lista completa en “27 pequeños cambios que debes hacer antes de los 35 y agradecerás en los 50”

Confesión #16: Ingrata

Estándar

Soy de pocas personas cercanas a mí o yo de ellas. Mis amistades y conocidos van y vienen como las novedades de la tecnología, algunos duran poco otros mucho. Pero ello no hace que tenga amigos de corazón, los cuales son realmente poquísimos.

Esta confesión se titula ingrata, porque siento que es así como soy o como la situación hace que sea. Quizá no sé conservar a conocidos porque siento que ya tengo amigos que comprenden lo complicado de mis pensamientos y de mis días. O quizá yo no me sé conservar cerca de ellos.

Recuerdo que en épocas escolares era totalmente considerada con las amistades, quizá hasta los quería más que a la familia, pero con el tiempo comprendí que los que realmente están ahí para siempre es la propia familia, son ellos los que en verdad nos conocen y reconocen.

Soy ingrata haciendo nuevos amigos, soy ingrata manteniendo algunas amistades, soy ingrata conectando con gente nueva, soy ingrata intentando recuperar amistades, soy ingrata con algunas personas y soy ingrata muchas veces porque no tengo otra salida o porque hay otros asuntos ocupan más.

Quizá con esta confesión no sume más amigos, pero como un día me dije, no quiero personas que me sumen en número, quiero personas que me ayuden a ver entre líneas, que me ayuden a reconocer eso que me cuesta o a lo que estoy ausente.

 

Adiós de primavera en el museo

Estándar

Cuando estuve frente a la puerta respiré profundo para poder soltar un gran suspiro lleno de valor y tras ello entré al museo acomodándome los audífonos en los oídos. No quería que ningún sonido del exterior se filtrara en el ambiente que me estaba creando.

La música empezó a correr y yo empecé mi recorrido acompañada solo por ella. Para esa ocasión Chopin había sido el elegido, me había enamorado de sus sonatas y me conquistó con Spring Waltz así que la tomé prestada para ese día.

Mientras caminaba viendo las pinturas que decoraban el museo, identifiqué cada una de ellas en las que aquella vez contemplamos juntos. Sí las recordaba todas, y al volverlas a ver con detalle todos los recuerdos vinieron a mí  para decir su último adiós. En cada estadía de alguna pintura era el mismo ritual, contemplarla por unos minutos y ver cómo el recuerdo venía y se iba. Un ritual extraño para alguien que buscaba olvidar para ya no recordar, pero sí, así fue el mío para soltarte.

El museo estaba lleno, al parecer había alguna nueva muestra de visita, pero no importaba. No importaba que las personas me vieran derramar lágrimas en silencio, estoy segura que muchos pensaron que me conmovía por el arte, o por la historia, o por el detalle de esas obras maestras. Pero la realidad era que te estaba dejando libre, te estaba dejando escapar de mis recuerdos, no por una ocasión, sino para siempre o al menos eso me había propuesto.

Chopin me acompaño una y otra vez con la misma sonata, no le molestaba volver a tocar el piano para mí. Era el único al que había dejado formar parte de mi propósito con mucho sentido. Cada una de sus notas fueron perfectas para sostener la nostalgia, la tristeza y el adiós que decía y me invadía cada vez que estaba frente a una de las pinturas. Dolía pero sanaba al mismo tiempo decir adiós.

Me habían dicho que era una locura hacer de nuevo ese recorrido. Pero sabía que era la mejor forma de terminar algo por completo, y así sucedió, el circulo se fue cerrando, los recuerdos dejaron de volver otra vez, terminaron los supuestos y las expectativas de algo nuevo o de un reinicio. Y empezaron días con nuevas historias para escribir, Chopin y sus otros compañeros serían las fuentes perfectas para llenarme de inspiración y esperanza para empezar a fluir floreciendo.

 

—    FIN   —

 

Gracias Chopin 🙂

 

Amor

Estándar
imagen: lilly rey

imagen: lilly rey

No sé nada del amor, pero para mí la vida se resume en estas cuatro letras:

 

Amigos de corazón

Momentos en familia

Ofrecer sin esperar

Resistir el dolor

 

Amigos de corazón no pasan en número si los contamos con una mano.

Momentos en familia son los que más nos reconfortan.

Ofrecer sin esperar es lo que debería llenarnos el corazón (y los bolsillos también).

Resistir el dolor, porque la vida no es sólo color de rosa.

 

Confesión #15: Leo, desde el sol viene mi signo solar

Estándar

leo20woman

Ayer comenzó el mes astrológico del signo Leo, y confieso abiertamente que eso me hace feliz, porque se viene mi cumpleaños. Imagino que pensarán que la razón son los regalos, la torta, los saludos, fiestas, pompones y todo lo que involucraría una celebración cumpleañera. PERO, la verdad es que no es por ello. Para mí cuando esta fecha se acerca es un nuevo comienzo, es como mi segundo año nuevo. Un nuevo año de vida llega a mí y lo que me entusiasme de esto – aunque no lo haya dicho antes – es imaginar todo lo que puede ocurrir en los días que están por venir, esa incertidumbre me hace sentir entusiasmo por crear historias, situaciones y sorpresas. También hace que me proyecte a un año más y es cuando debo resolver preguntas de a dónde quiero ir, cómo quiero seguir, qué quiero cambiar, y que debo mantener cerca de mí.

Y aunque aún estemos en julio y ya esté pensando en mi cumpleaños que es en agosto, lo siento muy cerca porque el mes Leo ha iniciado, y aunque no esté tan pero tan tan pendiente de detalles de los signos y esas cosas – porque siempre olvido lo que leí en los horóscopos – . De alguna forma, me identifico con ello, porque en su describir hay algo que encuentro de mí.

Se dice que las chicas leo son glamour, les gusta llamar mucho la atención, brillan por su cuenta, la denominan la mujer de oro y bla bla bla …todo eso porque tiene al sol de su lado. Pero no es con esa descripción que me yo me identifico, sino con la que dice que ‘brillan para dar calor a los demás para invitarlos a brillar también’; con la que dice que ‘tienen facilidad para reparar heridas emocionales, depresiones y encontrarse de nuevo’. Y con la descripción que dice que ‘cuando saben reconocerse tal cual es, la validación de otros no la hace ni le quita más.’

Casi siempre me ha pasado que cuando me preguntan o saben que soy Leo, dicen que no lo parezco. Pero la verdad es que soy otro tipo de persona Leo, además que hay otros factores que influyen para que uno sea como es y no solo el mes y día que nace.

Si soy Leo, pero prefiero identificarme con esas descripciones que están fuera de las populares 😉

Decirnos adiós

Estándar

 

Ya no quiero llorar más, mejor será decirnos adiós. Aunque duela, aunque lastime, aunque tome tiempo olvidar o aunque nos resistamos. Es mejor decirnos adiós, porque voy comprendiendo que la mejor forma de querer a alguien es desprendiéndose de ella. Es mejor no cargar con recuerdos que solo te llevan al pasado y no permiten ver el futuro, aunque incierto pero lleno de libertad para recibir lo que traiga consigo.

Ya no quiero llorar más. No quiero que mis ojos lleven más recuerdos de alguien, quiero que estén libres para visionar sueños propios y no ajenos.

Mejor será decirnos adiós. Porque justo ahora ninguno está para el otro, sin importar que lo quiera o no. Ya no nos tenemos. Nos hemos dejado libres. O la vida nos ha liberado. Hay que aceptarlo aunque nos rehusemos, aunque yo lo haga.

Ya no quiero llorar más, mejor será decirnos adiós.

Es mejor decir

A D I Ó S.

 

No pude resistirme a escribir en respuesta a una búsqueda dentro del blog con estas palabras “ya no quiero llorar más, mejor será decirnos adiós”  😛

 

decir adios

Find someone

Estándar

find someone

 

El amor no es uno de mis temas favoritos pero estas palabras me enamoraron 😛

Definitivamente adoraría encontrarme con alguien que me ayude a quererme, a amarme a mí misma, que me ayude a mirar siempre hacía dentro para poder ver con otros ojos cuando lo haga hacia fuera. Y desearía poder ser yo quien también lo ayude a amarse.

20 questions

Estándar

Últimamente estoy en blanco, pero ¡en blanco total!. A veces tengo buenas palabras o pensamientos que vienen a mí, pero en un dos por tres los pierdo. Así que me encontré con esto: “20 questions that cloud change your life” by Martha Beck.

He intentando ser lo más sincera posible. Si estas como yo – algo perdid@ – quizá te convenga también responderlas 😉

1.- What questions shoud I be asking myself?

¿cómo estas realmente? ¿qué sientes? ¿puedes cambiar algo? …

2.- Is this what I want to be doing?

No lo sé, aún no lo sé. Pero quizá lo sepa con el tiempo.

3.- Why worry?

¡¡¡ Why worry?!!! no tienes idea y sería complicado o complejo explicar todo para entender ese worry.

4.- Why do I like {cats} more than I like {dogs}? ({} can be changed)

Es una atracción natural, compleja de explicar. Los gatos son sólo mis animales más favoritos, pero igual me gustan los animales, y ello incluye  a los perros también.

5.- How do I want the world to be different because I lived in it?

Justo, sólo quisiera que realmente fuera J U S T O.

6.- How do I want to be different because I lived in this world?

Quisiera ser una persona más blanda, más cálida.

7.- Are {politicians} better people?({} can be changed)

No lo creo, tendría que verlo con mis propios ojos, para pensar lo contrario.

8.- What is my body telling me?

“Alimentarme mejor, descansar más”

9.- How much junk could a chic chick chuck if a chic chik could chunk junk? read more here.

Debería ser toda la necesaria.

10.- What’s so funny?

Todas las  situaciones extrañas que me pasan. A veces me hacen pensar que “algo” conspira contra mi 😛 (obviamente nada de eso es cierto, pero si exageramos las cosas podrían verse así)

11.- Where am I wrong?

En mi actitud en casa. ¡Definitivamente!

12.- What potential memories am I bartering, and is the profit worth the price?

Recuerdos de cosas acciones que me hubieran gustado hacer o decir. Pero la realidad es que ya no valen la pena, porque no generarían ningún cambio actual ni futuro.

13.- Am I the ony one struggling no to {far} during {day by day}? ({} can be changed)

No lo creo, deben haber miles por ahí, en todo el mundo. No creo ser la única.

14.- What do I love to practice?

Kanji – japones. Jardinería. Fotografía. Es difícil elegir sólo uno. Y hasta creo que ya no sé bien con certeza qué es lo que amo.

15.- Where I could work less and achieve more?

Creo que esta pregunta es imposible. No puede existir algo que implique poco trabajo y mucho achieve.

16.- How can I keep myself absolutely safe?

No hay forma. Hasta hacer nada daña.

17.- Where should I break the rules?

Dónde y cuando sea necesario para mantener mis propias reglas/valores.

18.- So say I lived in a fabulous house in Toscany, with untold wealth, a gorgeous, adoring mate, and full staff of servants… then what?

Continuar viviendo. Aunque igual uno sigue haciendo con o sin esa ‘fabulosa casa en Toscana…’ La vida no es perfecta.

19.- Are my thoughts hurting or healing?

A veces  lastiman, a veces curan. Aún no puedo hacer que solo me curen.

20.- Really truly: Is this what I want to be doing?

Really truly:

No.

Solo que ahora no puedo pensar en lo que realmente quiero hacer.